Indignación

:/ 😦

En esta sección manifestaré inconformidades, sean situaciones sociales, emocionales, o alguna experiencia o circunstancia de injusticia o indignación, que compartiré, para evitar que por desconocimiento le pase a otros, o simplemente para ponerlas en común, porque a muchos nos puede estar sucediendo…

¡Espero te sea de utilidad!


CORAZONES DE LATÓN Y PIEDRA, DISFRAZADOS DE ORO Y PLATA…

Mueren muchos niños en las zonas rurales de África, por causa de la falta de alimentos y la escasa oportunidad de atención médica que tienen desde el vientre de la madre, pero en países como el mío, la situación es similar. En Colombia imperan las altas cifras de desnutrición crónica, tanto en las zonas rurales como en las urbanas.

Hablando con Iñaki sobre la falta de recursos en Etiopía y las penurias que pasa especialmente la población infantil, le comentaba que, lastimosamente, situación parecida se ve en América Latina.

En estos días, con gran tristeza e indignación, escuchaba una nota en uno de los canales nacionales de mi patria -el canal RCN-, donde decían que según datos actuales de la UNICEF, uno de cada diez niños en Colombia, padece desnutrición crónica, debida a la insuficiente e inadecuada alimentación que reciben desde la gestación, y las deficientes condiciones del agua, siendo aún mayor este flagelo en la costa Caribe, como es el caso del Departamento de La Guajira, al norte del país.

Respecto a esta localidad, señalaban también en otro de los canales nacionales -Caracol Radio-, que de acuerdo con un estudio del Programa Mundial de Alimentos, PMA, La Guajira, sigue siendo una de las regiones que presenta mayor inseguridad alimentaria en el país, debida a limitaciones en la producción, suministro y acceso a alimentos nutritivos, alcanzando casi el 77% de la población, y es la que tiene más elevados índices de desnutrición crónica infantil a nivel nacional. De igual forma, un estudio efectuado por el Ministerio de Salud y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el 54% de los colombianos, especialmente en el sector rural, sufren dicha inseguridad alimentaria.

La desnutrición crónica afecta tanto el desarrollo físico como el cognitivo, ocasionando que los niños tengan un crecimiento inapropiado, enfermedades y hasta la muerte. La pregunta diaria que cita Iñaki para los niños etíopes -“¿Comeré hoy?”-, se extiende en los países latinoamericanos.

Y es más triste aún, que en una nación con tanta riqueza y diversidad de fauna, flora, minerales, y bendecida con abundantes tierras fértiles y fuentes hídricas, como lo es Colombia, se presente esta situación de escasez de recursos económicos y de oportunidades para gran parte de la población -habiendo aún zonas donde ni siquiera se tiene agua potable-, por la corrupción generalizada y la errática administración del país. ¡Tanta indolencia en los sectores del poder económico y político es deplorable e indignante! Corazones de latón y piedra, disfrazados de oro y plata…

Urge conciencia de parte de todos para solidarizarnos y ayudar. Respetarnos y amarnos como hermanos. Una misma especie, una misma sangre, una misma energía cósmica. Amor, luz y alegría. Una misma Tierra, paraíso azul que nos entregó Dios para cuidarlo y vivir en armonía. ¡África y Latinoamérica unidas en el dolor y en la esperanza! ❤

(Este artículo está también en la sección A Dos Manos, del blog Cooperación con Alegría, para el cual lo escribí. ¡Te invito a visitar este hermoso sitio de acción solidaria, del Pediatra español Iñaki Alegría! 🙂 😉 :*

Niño Wayuu, Dpto. de La Guajira, Colombia – Foto tomada de Internet, Canal RCN.

Gambo, Etiopía. Foto tomada del blog Cooperación con Alegría.

_______________________________________________

DEFINITIVAMENTE…

¡¡NO HAY DERECHO!!

 

Medalla de hojalata, oxidada además, para este asunto, el cual se ha presentado en este marco de los Juegos Olímpicos, que por cierto hoy finalizan, que nos atraen a todos, nos entretienen, nos llenan de emoción y regocijo. Pero lo que te voy a contar, nada de eso hace… 😦

En mi querida y linda ciudad, Cali, denominada “La Sucursal del Cielo”, capital de mi maravilloso Valle del Cauca, hay sólo dos instituciones de formación “oficial”, o avalada como tal por el Ministerio de Educación Nacional, a nivel técnico y profesional –con muchos años de funcionamiento y trayectoria ambas-, centradas en el arte, en las áreas de música, artes plásticas, teatro, danza y fotografía. Dichas entidades son: el Instituto Departamental de Bellas Artes (IDBA), y el Instituto Popular de Cultura (IPC), en las cuales el gobierno tiene parcial y total injerencia, respectivamente.

Hace algunos días, un amigo músico, me compartió un mensaje por whatsapp –el cual te citaré más adelante-, que me indignó, me hizo hervir la sangre y doler las entrañas. En él se informaba acerca de una injusticia que se estaba perpetrando contra otro amigo, también músico, excelente artista y docente de esa área. Determinaciones poco éticas -“olímpicas”, en el sentido negativo de la palabra-, diría yo, que benefician sólo a quienes ostentan el poder -en este caso, en el IPC, entidad educativa artística que más arriba nombré-, y que van en detrimento de los estudiantes, de la institución misma, y de la ciudadanía en general, porque es un plantel oficial, de educación pública, creado para el beneficio de la comunidad. Aquí te va el texto (he suprimido los nombres propios, porque no vienen al caso):

 

¿XXXXX : OTRO DOCENTE “INCÓMODO” PARA LA ADMINISTRACIÓN DEL IPC?

El sábado llegó correo citando a reuniones de Docentes IPC y el Docente XXXXX no está en la lista de convocados.

Ya no es extraño que semestre a semestre no sean contratados compañeros docentes: No son decisiones técnicas. Coincidencialmente eso le sucede a Docentes que por alguna razón se vuelven incómodos para la administración del IPC: porque opinan, piden alguna explicación, no están de acuerdo con alguna medida o simplemente por pensar diferente a quien manda en el IPC.

En el caso de XXXXX, los coordinadores de las 4 escuelas del IPC han liderado varios intentos de quitarle la representación de los Docentes ante el Consejo Directivo, con el silencio aprobatorio de la Directora del IPC, es decir, una acción de carácter institucional que evidencia un interés de la administración.

EL ÚLTIMO RECURSO que están usando parece ser, no contratarlo más como Docente del IPC. Objetivo: Evitar que siga en el Consejo Directivo del IPC.

Adjuntamos la carta que XXXXX envió a la Directora del IPC el 22 de julio pidiendo que se le informe si será contratado este semestre 2016 II. También otro oficio para la Directora del IPC, con 37 firmas de estudiantes y algunos Docentes. NINGUNA HA SIDO CONTESTADA AÚN.

¡¡¡NO MÁS SILENCIO!!!

EL IPC ES NUESTRO PORQUE ES PÚBLICO Y SE PAGA CON NUESTROS IMPUESTOS.

¡¡¡NO MÁS ATROPELLOS, NO MÁS ABUSOS, NO MÁS PERSECUCIONES!!

NO MÁS MIEDO, NO MÁS DICTADURA EN EL IPC!!!”

(seguido, se incluía el enlace a los documentos nombrados en el comunicado)

 

Con este tipo de actuaciones se menoscaba la credibilidad de las instituciones y se afecta a la comunidad. La entidad en cuestión pierde a otro excelente artista, destacado músico, que trabaja además por el rescate de nuestra música colombiana,  muy buen docente, responsable, entregado, que verdaderamente ama lo que hace, y lo hace con amor.

Da profunda tristeza ver esta forma tan deshonesta en que funcionan, se manejan, o se manipulan las cosas del sector público -en esta ocasión-, pero que igualmente se presenta en las organizaciones privadas. Definitivamente… ¡¡No hay derecho!! Y peor aún… ¡¡No hay respeto!! 😦

 

 


MALTRATO SIN MEDIDA…

 

En estos días, leyendo y viendo publicaciones que ha compartido un gran escritor y amigo bloguero, Juan Guerrero Sánchez, quien además desarrolla una valiosa labor de ayuda a los animales, en su caso, especialmente a los galgos, que son tan maltratados y explotados en España, se me ha revivido un hondo sentimiento de indignación frente a la inconciencia y crueldad con que se trata a los animales en nuestra actual “civilización”, ¡ja!… No le cuaja ese término a tanta brutalidad ¿”humana”?…

Sin extenderme mucho en el tema -que me hace hervir la sangre-, es inadmisible que la supuesta especie más avanzada de la Tierra, el “hombre” o “ser humano” sea capaz de perpetuar tantas atrocidades con los reinos de nuestra madre tierra, de nuestra Pacha Mama, de nuestro paraíso azul, nuestro mismo hábitat y medio de sustento, como lo son: el animal, el vegetal y el mineral. No hay derecho a tales abusos. Maltrato y manipulación sin freno a nuestros hermanos los animales, el agua, el aire, las montañas, los árboles, las plantas, y sus sagrados frutos. ¿Y todo esto por qué? ¿Para nuestra supervivencia? ¡¡No!! Para engrosar cada vez más los bolsillos de quienes se han adueñado de lo que es de todos, de lo que Dios o el Universo nos ha brindado para que administremos, convivamos y utilicemos de la mejor manera para bien de todo el ecosistema del cual formamos parte, y con el que formamos el UNO total. Con respeto, con mesura, con amor, sin desmanes… Estamos en un mundo con recursos limitados, que debemos preservar. Pero no, ya todo eso es secundario. Priman la avaricia, los intereses individuales, el poder, el dinero, y la explotación hasta del mismo ser humano. Discriminación por raza, especie, género, edad, apariencia, y hasta por lugar de origen. ¡Qué triste situación!

Desde el sector alimenticio, donde las industrias se “comen” a los pequeños agricultores, a los campesinos. Donde manipulan las semillas genéticamente y se obliga a todos a sembrarlas, e igualmente a todos nosotros, a consumir los frutos de esos cultivos, porque es la oferta preponderante, la que domina el mercado. Donde el negocio de los productos de origen animal (para alimento, vestuario, sectores farmacéutico y cosmético) prospera a través del maltrato atroz (legal e ilegal) de los inocentes animales, tanto terrestres, como acuáticos, y aves. Pollos, cerdos, iguanas, conejos, ballenas, vacas, patos, ovejas, elefantes, y muchos más, que están en el listado de tal negocio.

Pasando por las prácticas de peleas de animales (perros, gallos, y quién sabe qué más), del abuso que se comete con ellos para el “entretenimiento” de las “personas” en circos, plazas de toros, y variados parques de atracción (focas, delfines, tortugas, perros, gatos, caballos, tigres, y demás). ¡Qué infamia!

Hasta la desmedida explotación minera, y de recursos no renovables en general, con la cual estamos acabando con nuestras riquezas, nuestras reservas, y atropellando masivamente el ecosistema. Contaminación creciente de todo nuestro hábitat, extinción de especies, el desequilibrio del planeta, los cambios climáticos provocados por la devastadora acción del ¿“ser pensante”?… ¡Bah, patrañas, ser pensante de pacotilla! Estamos desangrando irremediablemente a nuestra madre tierra, y por ende, a nosotros mismos.

De igual manera, me indigna y no estoy de acuerdo con el comercio de animales, compra y venta de los mismos, ni domésticos ni exóticos ni de ninguna clase. Nadie es dueño de la vida de ningún ser ni tiene potestad para apropiarse de él ni venderlo ni comprarlo. No deben ser medio de enriquecimiento ni entrada económica para nadie. Optemos por adoptar y/o ayudar a los abandonados, abusados, menos favorecidos o que necesiten un hogar. Y si uno se compromete a cuidar otro ser, debe hacerlo de la mejor forma posible, con todo el amor, recursos y dedicación necesarios. Jamás maltratarlos o abandonarlos. ¡La vida no se desecha ni se negocia!

¡¡No, definitivamente no podemos seguir en esa dinámica nociva!! Basta ya, tenemos que parar… ¡¡Despertemos, actuemos!! Dejemos de subvencionar con nuestro dinero, como consumidores, tal vileza. Seamos más selectivos. No apoyemos comprando los productos de tanta sangre derramada… Antes, cuando el hombre cazaba y recolectaba, era para su supervivencia. Ahora, es para la “supervivencia”, pero de los abultados bolsillos de quienes ostentan el poder económico y político. ¡¡Toma conciencia, conduélete del sufrimiento de tu madre tierra y de todos tus hermanos!! Busca la manera… Siempre hay un aporte que podamos dar, de cada uno en su cotidianidad, ¡¡respetemos y propendamos por la vida!!

 


Y otra indignación…

 

Aj… ¡Qué aburrido, algunas cosas que pasan con los amigos de lo ajeno! 😦

Sucede que anoche cuando mi hermana iba en el carro por una de las calles del sur de mi bella Cali, se detuvo en un semáforo, acabando de salir de severa tranca por la hora, y con el calor habitual que se soporta estos días en mi tierra, cuando una moto le pasó por el lado (por donde casi ni cabía), y el conductor miró al interior del vehículo. Ella desafortunadamente había bajado el vidrio un momento, y tenía el manos libres del celular a la vista. Segundos después, se le arrimó otra moto (a la cual, seguramente ya le había “campaneado” el dato la anterior) y su ocupante le dijo que le entregara el celular -de repeso, soez e indimidantemente-, a lo que ella respondió pidiendo que le dejara sacar la SIM, pero más groseramente aún, el señor aquel le replicó que no, o que si quería que le pegara un “pepazo” (balazo)… Y eso que el celular que ella tenía no era de gama alta. En definitiva, le tocó entregar el aparato rápidamente. Iba además con mi sobrinito en el asiento trasero, de 4 años de edad, y no iba a exponerlo también a él…

Por otra parte, terminado el incidente -aún en el semáforo-, un taxista que iba a su lado derecho, quien vio el robo, sólo la miró como diciendo, ¡qué se va a hacer, ni modo! ¿Quién va a arriesgar su vida por el celular de otro? Como dicen por ahí, no se puede dar ni medio papaya, porque ¡tenga! ¡Qué horrible… Qué mal que estemos así! Para completar, ella es agente inmobiliaria y el celular es una de sus más vitales herramientas de trabajo. Le tocó anoche mismo poner la denuncia en la web de la Policía, y hoy, ir a hacer la reposición con el proveedor celular, invirtiendo una buena suma de dinero, que aunque no excesivamente alta, no estaba dentro de su presupuesto. En fin… Ahí uno tiene que decir: al menos no les pasó nada grave ni a ella ni al niño, y darle gracias a Dios por eso. Sin embargo, ¡esto no deja de ser indignante!, y tristemente, sucede acá en mi país con bastante frecuencia…

¡Vaya que urge que cada uno tome conciencia y ponga su granito de arena por un mundo mejor, desde quienes están al poder, como de todos y cada uno de los que conformamos el “pueblo”!

 


 

¿POR QUÉ?… ¡NO LE VEO LÓGICA DENTRO DE MI LÓGICA!

“Tuve la necesidad y el atrevimiento de desahogarme contigo, porque tengo el corazón compungido; de liberar un poco mi alma, después de disfrutarme una chela bien fría -que me cayó de ojo dorado-, como dicen por allí, para estas altas temperaturas, tanto externas o climáticas, como internas… ¡Espero me entiendas!”, dijo ella en voz baja, y prosiguió…

“En ocasiones pasan cosas, que aún no comprendo; reacciones de algunas personas, que carecen de lógica dentro de mi lógica…

A pesar de ser partidaria de la premisa debemos seguir nuestros sueños, en todos los aspectos de la vida, llegan momentos en que uno dice: ¿Para qué, si cuando menos lo esperas, cuando sientes que estás en el camino correcto, cuando lo estás entregando todo, o cuando parece que has encontrado a alguien que en verdad te apoya, te valora y aprecia lo que haces, se desploman como castillos de naipe? Ahí uno se pregunta si es el momento de parar, de renunciar, o tal vez de dejar de creer en cuentos de hadas, jaja… rendirme no es que yo quiera, pero a veces se me antoja… Como manifiesta Manuel Carrasco en su tema Qué nos Está Pasando. 

Es que a uno no le enseñan cuándo debe frenar o desistir; le enseñan a persistir, a ser constante, recio, a llevar a buen término todo lo que empieza; a no dejar cosas a medias… ¿Pero cuándo se pasa de la perseverancia a quizá la terquedad? ¡Grave dilema!

Es más, cuando uno es perfeccionista, sensible, apasionado con lo que hace, piensa, siente y vive, y en cierta forma, existencialista, no se sabe si eso es una virtud o un defecto, porque según lo perciban los otros, puede ser positivo o negativo ese comportamiento… En fin, ¡todo es muy relativo!

El caso es que cuando quienes interactúan contigo captan esa forma de ser o de actuar, tuyas, como algo incómodo, duele, ¡duele profundamente! Cuando uno lo da todo de corazón, desde muy adentro, e intempestivamente te cierran en la cara las puertas que antes te habían abierto de par en par, porque ya te consideran como molesto, o cuando te traicionan en el instante más inesperado, eso lastima, baja el ánimo hasta el suelo, hasta donde han quedado tiradas las cartas con que estaba erigido el castillo de barajas. Cuando te ponen un muro y no dejan que te expreses con libertad, cuando te ponen restricciones para sacar todas las razones y sentimientos que deseas manifestar, cuando ocurre eso, que uno aún no entiende, el ser se resiente…

Allí es cuando el corazón empieza a acorazarse, a endurecerse, a ser fuerte a los tumbos, como dicen por allí; tal vez a insensibilizarse o a anestesiarse. Eso nos va enseñando la vida, tristemente, y tarde que temprano… Parece que es inevitable recibir esos duros golpes que nos llegan en nuestra travesía, y reaccionar aprendiendo a hacer como si nos resbalara… De igual forma, es en ese acaecer, que comprobamos una y otra vez, que en verdad, ¡sólo contamos con nosotros mismos! En algunos afortunados casos, también con nuestra madre, y con Dios o Energía Suprema…

También hay unas frases que nos toca aplicar o refutar. Por ejemplo, aquella de que cuando en verdad queremos algo, el universo conspira para que se haga verdad, es bastante cuestionable, hasta falsa, pensaría yo; al igual que la ley aquella de la atracción. ¡Patrañas! Sí, hay que tener mente positiva para las cosas, no derrotista, pero si uno no hace todo lo posible, sólo por querer o pensar con todas las ganas que se va a conseguir algo, ese algo no va a llegar.

En cambio, la que dice que a veces uno debe o tiene que renunciar a algunas personas -o ideales, podría añadírsele-, no porque ya no nos importen, sino porque nosotros no les importamos a ellas o a ellos, creo que es muy certera. Igual se oye decir que tenemos derecho a segundas oportunidades, a resarcirnos de los errores, a levantarnos de las caídas, pero no siempre se nos permiten esas segundas opciones… A veces pareciera que no hay vuelta atrás, pero no comulgo con eso, porque todos somos susceptibles de errar y podemos reconsiderar las cosas y ponernos en los zapatos del otro, abrir nuestro co-razón, ¡comprender y perdonar!

Bien, pero como estoy herida por ciertos sucesos, la imparcialidad u objetividad -que a mi forma de ver, en verdad nunca son absolutas-, se han ido de viaje, mejor dejo hasta aquí esta algo oscura descarga, no vaya a ser que se te contagie el bajonazo, la desilusión, o mi sensación de impotencia y decepción… Quería simplemente expresarte este sentir, y que tú, o alguien más, tal vez se identifique o se solidarice con el mismo, o que al menos, ¡lo comprenda!

Y como no puedo evitar decir algo positivo frente a lo negativo -está en mi esencia hacerlo-, porque este es un mundo de lucha de opuestos, termino este texto sugiriéndote que siempre escuches bien a quienes te lo soliciten, que estés con actitud de apertura, sin egoísmos ni prejuicios… No sabemos en qué momento lleguemos a ser nosotros quienes estemos al otro lado del estrado”, finalizó diciendo ella, en su monólogo en voz baja. Guardó su pluma, su papel y su tintero, y se levantó de la silla, dejando por un buen rato, su mundo virtual.

 


 

¿PERO, POR QUÉ?

 

A veces me asaltan situaciones en las que uno dice… ¿Pero por qué?

Estando en mi sitio de residencia, escucho no muy lejanamente, salsa urbana. Listo, el ritmo te hace mover, es inevitable; palpita la sangre africana, que en algún lugar, unos más y otros menos, tenemos de nuestros ancestros. ¿Pero de dónde proviene lo que oigo? De una guardería o jardín infantil cercano, donde está animando un payaso.

¿Pero, por qué? Me pregunto. ¿Por qué se difunde ese género en edades tan tempranas? – Y menos mal, que no era reggaeton, que nada tiene que ver con los niños. ¿Por qué no se escucha música infantil, con letras acordes a esas edades y  mejor aún, con ritmos folclóricos nuestros? Cumbias, porros, currulao, guabinas, bambucos, danzas… Tanta riqueza musical que tenemos en Colombia y no nos apropiamos de ella para transmitirla a las nuevas generaciones, para que amen y den trascendencia a esas expresiones.

Bien, reflexionemos y pongámonos la mano en el corazón… Este es el asunto indignante o absurdo de hoy.

 


 

Modificaciones en el Pico y Placa en Cali: ¿Solución al caos vehicular?

 

Ahora se quiere extender el tiempo del Pico y Placa a todo el día, poner en práctica más regulaciones por zonas, incluir a las motos en la restricción y poner con mayor frecuencia el “día sin carro”.

Según muchas opiniones, y yo me uno a ese punto de vista, esto no serviría de nada en la solución del caos en la circulación de la ciudad.  Lo que pasaría sería que se incrementaría la venta de motos y carros, para tener una segunda opción de movilidad en los días de Pico y Placa. Por otra parte, el servicio del MIO se congestionaría aún más, siendo que ya no da abasto para la demanda normal.

Estoy de acuerdo con que la medida actual de Pico y Placa se aplique también a las motos, porque ya hay demasiadas circulando y además, “o todos en la cama o todos en el suelo”. Pero, igualmente es cierto que subirían las ventas de las mismas, así que eso no es solución real.

De la misma manera, sobre los “días sin carro”, que buscan descontaminar y descongestionar, pienso que si son “sin carro”, tampoco deberían circular los taxis en esa jornada y que como buscan contribuir a la descontaminación, al menos por 12 horas, el transporte público de igual forma, no debería estar en uso, porque al no estar circulando los vehículos particulares, se incrementan los viajes de los de servicio público. Tampoco debería estar rodando ninguna moto ese día. Sólo debería permitirse transitar ese día en bicicleta, patines, a pie o en algún otro medio de transporte no contaminante. Y obviamente, tener algunos vehículos autorizados, que garanticen la movilización de emergencias o casos especiales de personas que no puedan transportarse en los no contaminantes, como también facilitar la adquisición o acceso a bicicletas demás vehículos ecológicos.

Desde mi perspectiva, las nuevas medidas o modificaciones que están planteando sólo son “pañitos de agua tibia” y el problema es más de fondo, como he leído en algunas opiniones y estoy de acuerdo con las mismas. Falta mayor infraestructura vial, mejorar y ampliar el servicio de transporte público, mayor educación cívica y ambiental, frenar un poco la entrada de más automotores a circular por las calles (no sé a través de qué medidas, en una sociedad “occidental, capitalista y de consumo”, pero habría que echarle cabeza a eso, pues debe haber alguna opción al respecto), más concientización de todos y cada uno, en pro del bienestar de la comunidad, no sólo del propio.

Bien, allí les dejo mi humilde forma de ver la situación, como ciudadana común… ¿Cuál es la tuya?

 


 

¡Indignante… Mundo del absurdo!

Siendo nuestro folclor tan rico y con exponentes de tan alta calidad, ¿Cómo es que acá en Cali y creo que en general, en Colombia entera, no hay al menos una o dos emisoras radiales que lo transmitan todo el tiempo, que lo difundan y le den el espacio y valía que se merece? ¡Es increíble! Los primeros que deberíamos creer en lo nuestro, amarlo y trascenderlo, somos nosotros mismos… ¡Qué bueno sería poder contar con esa opción de encontrar en el dial una o varias emisoras dedicadas a los géneros folclóricos latinoamericanos y en especial a los nuestros! Abrir espacios para dar a conocer a nuestros intérpretes, autores y compositores dedicados a esos géneros, que son nuestra raíz, nuestra esencia y que las nuevas generaciones crezcan dentro de ese ambiente de amor hacia nuestras manifestaciones autóctonas.

Qué triste que no las haya porque al parecer, no es rentable; no hay demanda, entonces no hay anunciantes interesados en apostarle a lo nuestro. Ni siquiera el Gobierno ofrece esa alternativa para los oyentes. Sólo se le arriesga a lo que genere bastante dinero, así no tenga la calidad suficiente para ser difundido a través de un medio masivo como la radio y además se le da primacía a lo extranjero… Definitivamente, ¡el mundo del absurdo!

¿Cómo es posible que se le de mayor auge en medios masivos (radio y televisión) al reggaeton y a músicas poco enriquecedoras, que a nuestro cultivado y variado folclor colombiano? Si de pronto se transmite algo, es algún currulao o alguna cumbia, cuando han sido temas sonados para eventos como la feria de Cali o similares; o algún programa especial en determinado horario, pero son contados con los dedos de la mano, los que se atreven o deciden invertirle a la difusión del folclor. De todas formas, ¡un viva para los pocos que se animan a hacerlo y que continúen en esa tarea!

Además, con frecuencia tenemos el infortunio de escuchar temas grabados con errores en el uso de nuestro idioma y con mucho qué desear en cuanto a calidad musical. Contenidos que en nada aportan, voces con una afinación realmente pobre y que a veces ni siquiera son agradables al oído, pero que generan dinero y mueven masas por la apariencia o la incitación al sexo o que han sido arregladas mediante medios digitales. ¡Qué farsa! Se le invierte a lo que produzca más dinero para ciertos bolsillos no a lo que va en pro del bien común.

Mientras que exponentes de alta calidad sólo se pueden escuchar en vivo en los pocos eventos en los que se les da cabida en nuestro medio o si con sus propios recursos han podido grabar algo o han subido algo a internet. Y no sólo por estar dedicados al folclor, pues también los hay con énfasis en otros géneros, que tampoco se les da auge por el simple hecho de que son compatriotas. Sólo algunos pocos como Shakira, Carlos Vives, Fanny Lu, Chocquibtown, quizá Grupo Bahía, Martha Gómez y Herencia de Timbiquí, más algunos otros que han logrado irse también al exterior, alcanzan con su música a traspasar fronteras y tener éxito con sus músicas.

Tenemos muchos grupos, solistas, tanto vocales como instrumentales y mixtos, autores, compositores, de calidades altísimas, que se quedan casi que en el silencio, en el anonimato… Talento y ganas es lo que hay en Colombia, pero hay que apostarle a lo nuestro, creer y ¡amarlo de verdad!

 


 

¡Ten cuidado con Continental Voyages Club (On Vacation)!

Bien, aquí quiero comentarte que la empresa Continental Voyages Club – On Vacation, según mi experiencia el año que estuve afiliada a su plan “Tus Vacaciones”, desde finales del 2013 a finales del 2014, deja mucho que desear en todo aspecto. ¡No se la recomiendo a nadie! Tienen múltiples fallas e irregularidades, tanto en el servicio como en el manejo de la información y en la atención al cliente. No te dejes convencer ni seducir por sus dinámicas de venta no tradicionales y su manejo engañoso de la información o publicidad engañosa. Allá actúa la ley del embudo, lo ancho para ellos y lo angosto para el cliente.

Uno termina metido en el Programa casi que obligado con sus tácticas de venta y luego se siente engañado, estafado y manipulado. ¡No caigas en sus redes!

Si necesitas ampliación sobre este comentario, puedes contactarme por inbox de facebook o escribirme a lusalo14@hotmail.com.

Anuncios

4 comentarios en “Indignación

  1. Querida Luz…agradezco tus mensajes llenos de pasión, amor y corazón…demuestra que corre por tu cuerpo sangre latina…un abrazo desde mi tierra lejana y muy hermosa, a esa gran amiga colombiana que comparte conmigo el gusto por el arte, música, las letras y la historia.

    Muchos cariños…Mirtha.

    Le gusta a 1 persona

    • Holaaa… ¡¡Desde mi corazón, muchísimas gracias por tus bellas palabras, Mirtha!! Tan lindaaa, es un gusto tenerte aquí, y más aún, contar con tu linda y sincera amistad… ¡¡Te quierooo!! Te va un abrazo bieeen grande con toda la calidez de los hermanos latinos, desde mi Colombia hasta tu Chile… 🙂 😉 :*

      Me gusta

Deja un comentario... ¡Es bienvenido, y te lo agradezco!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s