¿QUIÉN SOY YO?

¡¡Holaaa!! 🙂 🙂 🙂 Hoy, estrenando septiembre, regreso con una reflexión esencial, jejej… Para que pienses un poco al respecto, y para dar vida de nuevo a mi sección Mi Percepción – Pregunta, donde te queda también este artículo.

 

¿QUIÉN SOY YO?

 

¿Quiénes somos? ¿Cómo nos describiríamos cada uno de nosotros? Estas son preguntas esenciales que todos deberíamos poder responder con mucha naturalidad, pero que a veces nos toca analizar y concretar conceptos sobre nosotros mismos para poder contestarlas.

Hace algunos días, mi hija menor realizaba un trabajo para la universidad, sobre la identidad personal, y concluía con una pregunta alusiva a si la identidad que tenemos ahora, es la verdadera ¿o cambiaría con el tiempo?

Me pareció interesante abordar el tema, y decidí escribir este texto para compartirlo contigo.

¿Quién soy? ¿Cómo me describiría yo misma? Podría comenzar contestando que soy una mujer, casada, con dos hijas, nacida en Colombia, y de allí empezar a ahondar en más detalles personales como la edad, los estudios, dónde vivo, qué hago, cómo es mi personalidad, mis características interiores, mis gustos, mis proyectos, mis gustos e intereses. Ese es el esquema de descripción que viene a mi mente en este momento. Describir la parte física, para mí sería secundario, y creo que en épocas anteriores de mi vida, habría respondido similarmente. Y tal vez muchas personas respondan de igual forma, pero otras en cambio, quizá inicien con la caracterización física. Hay tanta diversidad, como seres humanos. Cada uno es un mundo único. Cada quien tiene su escala de prioridades y su forma de “rascarse las pulgas”, como se dice vulgarmente, jeje…

Lo que me llama más la atención es mirar si esa percepción o concepción de uno mismo, puede variar con el paso del tiempo. Pienso que sí, porque todo muta. Las cosas, y nosotros mismos, vamos cambiando a lo largo de nuestra vida, a medida que vamos teniendo diferentes experiencias. Y probablemente hasta se den modificaciones bruscas dentro de nosotros, por eventos muy duros o fuertes, que hasta causen que cambie nuestra esencia, que sería algo realmente triste, drástico, partiendo de la premisa que establece que la esencia es invariable, como está plasmado en la definición del diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua Española)… 

Esencia:

“Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas.

Lo más importante y característico de una cosa”.

Esa esencia –considero-, debería ser inmutable, en tanto nuestra naturaleza de “seres humanos”. Creo que todos nacemos con una esencia limpia, tendiente al bien, pero con los muchos sucesos de nuestra existencia, puede ir corrompiéndose o alterándose. Lo ideal sería que se afianzara en lo positivo y altruista, pero en ocasiones no acontece de esa forma. La esencia puede verse afectada negativamente. Sin embargo, creo que con los estímulos adecuados, esta puede volver a su estado inicial. Y afortunadamente, en muchos casos, la esencia permanece limpia.

El “ser humano” debe ser eso, “humano”, con sus múltiples bondades y defectos, y su libertad de elección, pero siempre guiado por el amor, como la mayor fuerza que debería mover al mundo. Esa es la receta para lograr la paz, la felicidad. Dejarnos conducir por el amor, la entrega y el servicio, desinteresados, la humildad, la sencillez, la alegría y la luz.

Sé que existen diversas creencias religiosas, filosofías o estilos de vida, maneras de acercarse a Dios o a la Energía Suprema en la que confiemos, o simplemente formas de vivir según lo que creemos recto y justo para el mundo, nosotros mismos y todo lo que nos rodea, así no creamos en un Dios como tal.

Estamos en conjunción con el universo, con la naturaleza, la misma esencia, somos un todo, una misma energía que nos une como un sistema, un gran engranaje. Con piezas grandes y pequeñas, pero todas con una función especial y única, en un permanente equilibrio. Si alguna se desajusta o se sale de línea, se descontrola, pues empieza a fallar el sistema, y si son muchas piezas fallando simultáneamente, pues llega el caos.

 

Cortesía: María Míguez – Indiferencia.

Es así que no debemos dejarnos llevar por egoísmos, intereses particulares, ambición desmedida, avaricia, odios, envidias, sino mantener la estabilidad de nuestra identidad, como partes del todo. “Todos para uno y uno para todos”, como decían los mosqueteros, y “la unión hace la fuerza”, como dice el popular refrán.

¿Pero qué quiere decir identidad? Ya estamos relacionando ese término con la esencia, entonces veamos su significado en la RAE, antes de seguir…

 Identidad:

“Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad,

que los caracterizan frente a los demás.

Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.

Hecho de ser alguien o algo, el mismo que se supone o se busca”.

Y retomando la cuestión de si nuestra esencia o identidad cambian con el paso del tiempo, creo que sí se va modificando, va variando, en espacio y tiempo, la perspectiva para ver las cosas, pero nuestro interior debe mantenerse firme. ¡Es nuestra esencia, nuestra identidad, nuestro “corazón”! La esencia, como componente fundamental de nuestra identidad.

Debemos trabajar para que nuestra mejor herramienta o elemento compositivo sea el amor, que sea el motor del mundo, como señalan muchos mensajeros de luz y entrega desinteresada, antiguos y actuales, como es el caso del Médico Pediatra español, Iñaki Alegría, a quien he nombrado ya en varias publicaciones aquí en mi ventanita, pues lleva a cabo una muy loable labor en el Hospital de Gambo, Etiopía, con los niños, mujeres y personas en general de esa localidad, que viven en condiciones precarias, o marginados por prejuicios sin sentido. Adicionalmente, a través de su blog Cooperación con Alegría , su canal de youtube , y su Fundación Alegría sin Fronteras, plantea reflexiones muy positivas, de las cuales todos deberíamos nutrirnos. Aprovecho entonces este paréntesis, para invitarte de corazón a visitar sus sitios apenas puedas… ¿Tal vez cuando termines de leer este artículo?, jejej… 😉 🙂

En el siguiente enlace está la información de sus redes sociales:

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales

Cortesía: Iñaki Alegría.

Y bueno, retornando al tema de quiénes somos, nuestra esencia e identidad, e igualmente inspirada en el discurso que manejan Iñaki, y muchos otros profetas de paz y amor, acerca de que nuestra mayor riqueza es la interior, es decir, nuestra esencia e identidad, quiero ampliar un poco esa idea de la riqueza interior. No hay ricos ni pobres como tal, sino que hay diferentes tipos de riquezas en cada uno de nosotros, que todos somos ricos, pero en diversos ámbitos, y que debemos compartir e irradiar esas riquezas a nuestro alrededor, que hay riquezas materiales, e inmateriales –esta últimas, que son, a mi parecer, las de más valía-, pero lo importante es ser generosos a través de ellas. Si tenemos mucho o poco, dar, siempre dar -como dice igualmente una amiga chilena, llena de Sol, color y enseñanzas, a quien quiero mucho-, sea lo material, o nuestros talentos, dones, aptitudes, habilidades o conocimientos. Nuestra esencia es lo más valioso, lo invisible a los ojos, lo que se capta con el corazón; la base de nuestra identidad, de quiénes somos.

Somos un compendio de vivencias, de genes, de costumbres, de aprendizajes, de espacios y tiempo, de estilos, de formas de ver, de pensar, de sentir y de expresarnos, que son todo lo que nos da identidad, cuyo eje, como dijimos anteriormente, es la esencia de cada uno, el yo personal.

Cortesía: María Míguez.

Bien, esta temática tiene muchas variantes para profundizar, pero para no alargar más el artículo, o desviarme más, jajaj -porque con un tópico se encadena otro y así sucesivamente, entonces uno se va emocionando y se sale de foco a veces-, en esta ocasión dejo hasta aquí. Además, sé que tienes también muchas cosas por hacer… 😉 🙂

Espero esta reflexión te haya servido para pensar acerca de quién eres, cómo te captas y te defines tú mismo -que por cierto, no necesariamente tiene que coincidir  con cómo te perciben y pueden describirte las otras personas, lo cual sería igualmente interesante de conocer y hacer quizás un paralelo para ver concordancias y divergencias-, y para esclarecer cuál es tu misión o tu función en este mundo. Tu aporte personal como parte de un todo.

 

Cortesía: Iñaki Alegría.

¡Agradecimientos especiales a mis amigos blogueros Iñaki AlegríaMaría Míguez (escritora, poeta e ilustradora), cuyas imágenes he incluido en esta publicación! 🙂 🙂 🙂

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! Besitos, abrazos y bendiciones… ¡¡Te quierooo!! 🙂 😉 :* ❤

Anuncios

AGOSTO CON POESÍA, DESDE MI CORAZÓN…

¡Te saludo de nuevo, con todo mi cariño, deseando que sigas pasando un fabuloso agosto, lleno de amor, luz y alegría! ❤ 🙂

Sigo  recuperándome de la cirugía… ¡A Dios gracias, todo va bien! 😉

Estoy aprovechando un poco de este tiempo de reposo para trabajar en algunos materiales que tenía pendientes. Aquí te comparto uno de ellos. Es un video con una selección de tres poemas de mi pasada colección, “Treinta Lunas de mi Corazón”. En él incluí “Efímeras Primaveras”, “Llueve”, e “Hilando Certezas”. Los audios los había grabado pocos días antes de la cirugía, pensando en abordarlos durante mi convalecencia. La música que elegí es una obra titulada “Una Luz al Final”, que me encanta, de un amigo blogosférico, músico y compositor, Dave Imbernön, quien generosamente me permite incluir  sus temas como complemento a mis videos. Igualmente, las imágenes que contiene el video, son cortesía de otros amigos de la blogosfera a quienes estimo muchísimo, Filimages, Kilda Projet, y Luis López, quienes también me conceden incluir sus bellas imágenes en mis publicaciones. ¡A todos ellos les agradezco de corazón su generosidad y les envío miles de abrazos y bendiciones! 😉 🙂 :*

Bien, este es el video, que de igual forma, está disponible en mi canal de youtube y en la sección De mi Interior – Entre Versos. Espero te guste y te dé un momento de sosiego, reflexión, magia y sensibilidad, en este mundo que va a millón… 🙂 ¡Disfrútalo, es desde mi alma y con mucho amor!

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! 🙂 🙂 🙂 Besitos, abrazos y bendiciones… ¡¡Y nuevamente, gracias por estar aquí conmigo!! ❤

NUBES GRISES EN AGOSTO, PERO SIEMPRE HAY LUZ…

Hola, holaaa… Aquí reportándome desde mi convalecencia -que yo creía que se escribía “convalescencia”, pero no, jajaj, ¡craso error!-, en el augusto o “sagrado” mes, surgido en honor al emperador romano Octavio Augusto, jejeje… ¡Que tengas un hermoso agosto de verano!

 

NUBES GRISES EN AGOSTO, PERO SIEMPRE HAY LUZ… 😉

 

Que los momentos difíciles hay que mirarlos con humor, alegría y buena cara… ¡Totalmente cierto! El pasado 30 de julio me operaron porque tenía “miomatosis de grandes elementos” en el útero (mi querida cunita de vida), desde hacía unos cuatro años y venía postergando la cirugía, hasta que desde finales de mayo de este año, la Madre Naturaleza me fue enviando claras señales de que ya era el momento. Fue duro para mí porque no me atraía ni poquito la idea de estar incapacitada, o con movilidad limitada, y en reposo obligado por algún tiempo, como tampoco me llamaba ni cinco la atención, que me “rajaran” el vientre, pero finalmente me tocó aceptar, y hoy, a 6 de agosto del presente, puedo decir que ya va pasando lo más duro. Las incomodidades han ido disminuyendo notablemente, de la mano del médico Supremo, Dios, del cariño y atención de todos los que me quieren y han estado pendientes –incluido todo el personal médico y de salud que estuvo conmigo-, y también de mí misma. Gracias de corazón a todos aquellos, familia, y amigos, a quienes les había contado del suceso y se han portado de maravilla conmigo… ¡Gracias, gracias, gracias! ❤ Porque no es fácil. En verdad hay instantes en que uno flaquea por la angustia, molestias o quebrantos corporales, y no sabe si tendrá la paciencia y el tesón suficientes para aguantar, pero ¡con fe, amor y entereza, todo se puede! 🙂 🙂 🙂

He aprovechado para valorar más a quienes me han brindado su ayuda, apoyo y compañía, incluso desde tierras lejanas, y a quienes sé que sufren dolencias mucho más fuertes y prolongadas que la mía. Y en estos eventos de dificultad, yo me pregunto ¿cómo hacen quienes no creen en Dios o en una energía suprema, quienes solo confían en sí mismos? Bien, respeto y admiro a todo aquel que supera las adversidades con valentía, y sosteniéndose en lo que mejor le funcione. Para mí, ¡es Dios! Dios que es amor, que es fuerza, que es protección, que es calma, y sabiduría, y que actúa en nosotros y en quienes nos rodean, para salir adelante.

Y aún me faltan vaaarios días de recuperación, jejej, pero quería compartir contigo un trocito de mi experiencia y aprendizaje al respecto, como me lo sugirió una amiga a quien quiero mucho y considero mi hermana de corazón, quien dice que hay que reflexionar y escudriñar en cada situación, para ver cuál es el propósito de la misma. Qué quiere Dios que aprendamos en cada circunstancia. Qué lección nos va a dejar cada vivencia, qué nos quiere mostrar o qué quiere que descubramos en nuestro interior o en quienes nos rodean. Cuando uno le encuentra el motivo o la razón a las cosas, pues son más llevaderas, y si uno tiene en quién apoyarse, en quién entregar sus miedos o temores, las cargas se tornan más livianas. No me canso de reiterar que… ¡A pesar de las nubes grises, siempre hay luz!

Te queda también en De mi Interior – Mis Reflexiones.

Bueno, dejo hasta aquí en esta ocasión. Tengo algunos materiales en proceso que espero poder adelantar en estos días de quietud para luego mostrártelos en esta, mi ventanita del alma. Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! Te quierooo… ¡Besitos, abrazos y bendiciones por siempre! 🙂 😉 :* ❤

 

Cortesía: Kilda.

Cortesía: JoseRaSan66.

RESPIRANDO PROFUNDO… ¡MÁS QUE UN SIMPLE OLOR! :)

Holaaa… ¿Cómo te trata el veraniego Julio? Espero que muy bien… Yo acá en mi ciudad, con calor extremo –y aún con aroma a copa mundial de fútbol-, pero contenta en mi bella Cali. Sólo nos falta el mar, jajaj… 😉 🙂

Hoy retorno a mi ventanita -después de vaaarios días, y respirando profundo, jejej-, con una sencilla reflexión, que espero sea de tu agrado. Un tema trivial, pero de cada pequeño asunto o cada pequeño detalle se aprende y se saca enseñanza a diario… ¡Que nunca perdamos esa capacidad de asombro y de preguntarnos sobre las pequeñas, pero grandes cosas!

RESPIRANDO PROFUNDO… ¡MÁS QUE UN SIMPLE OLOR!

Nos hacen volar a otros mundos, a otros tiempos, a otras personas, las  imágenes, la música, las texturas, los aromas. Todo lo que percibimos con los sentidos nos puede transportar a través de los recuerdos, a muchos momentos y lugares que han quedado grabados en nuestra memoria indeleblemente. En este artículo me centraré en los aromas, los perfumes, los olores, que muchas veces quedan en un segundo plano y son de gran importancia para inspirarnos lo que sentimos en determinadas situaciones, y lo que guardamos casi involuntariamente en nuestra mente y nuestro corazón.

Así como la música, un aroma también nos hace evocar circunstancias, épocas, personas, sitios. Sea porque nos agrada o porque nos desagrada. Los olores vienen ligados casi siempre a imágenes, personas, recuerdos de tiempo atrás, de la infancia, en fin, del momento en que los hayamos percibido y almacenado en nuestra memoria.

Reconocemos perfumes no solo porque los hayamos usado nosotros, sino porque “x” o “y” persona lo usa o lo usaba. Volvemos a captarlo y decimos: Ah, me huele a “x” persona, y si nos era grata, sentimos placer con ese aroma y hasta suspiramos. De igual forma, un olor desagradable nos puede alejar de alguien, de cosas, y de determinados entornos o situaciones. Más aún a nosotras las mujeres, que tenemos más sensibilidad olfativa, según le escuchaba a una Sexóloga en una charla a la que asistí el mes pasado, pero a los hombres también, e incluso a los animales. Los aromas y perfumes son vitales y nos pueden enamorar o ahuyentar… Son ¡MÁS QUE UN SIMPLE OLOR!

Estudios como el de Leslie Vosshall, jefa del Laboratorio de Neurogenética de la Universidad Rockefeller de Nueva York, publicado en 2014, en la revista Science, anotan que el ser humano puede distinguir al menos hasta un billón de diferentes olores, en contraste con lo que se pensaba antes, que la nariz humana solo podía percibir unos 10,000 olores. A la investigadora le causaba curiosidad el hecho de que  la capacidad olfativa estuviera limitada, siendo que los otros sentidos están mucho más desarrollados. El ojo puede ver hasta 10 millones de colores y el oído distinguir 340.000 sonidos. Con 400 sensores olfativos, se consideraba que la nariz no podía percibir más de 10.000 olores, pero el estudio demostró que tal cifra estaba errada. Los científicos habían medido las habilidades visuales y auditivas humanas, pero no se habían ocupado seriamente, del potencial olfativo.

Igualmente, se habla del arte invisible, o de los aromas; crear toda una atmósfera de expresión artística, utilizando como elemento protagónico, a los olores, dejando volar la imaginación y logrando provocar muchas sensaciones o emociones en quien los percibe. E incluso, se les puede asignar colores a los aromas -que sería una forma de hacerlos visibles en el arte-, como lo hizo la artista plástica argentina, Gisela Gaffoglio, en su muestra “Perfumes”, 2015.

 

El inevitable camino del arte” – Obra de Gisela Gaffoglio, incluida en su muestra “Perfumes”, 2015.

 

Las obras de esta muestra están llenas de sensualidad, percepciones, estados de ánimo, gestos, sueño, color, y aromas. La sensibilidad en conjunción con la feminidad, como formas de abordar y entender el mundo interno y externo. “Fragmentos de sueños, notas diversas que se combinan, como en los perfumes, para delinear formas más claras, cargadas de colores, que inspirándose en la naturaleza, la transforman”, como señala al respecto la escritora Leonora Curti en una reseña que encontré sobre la muestra.

Aunque entre lo que hallé sobre esa muestra pictórica no encontré una explicación clara de cómo la artista asignó colores a los aromas, me parece una unión interesante, porque así como relacionamos estados de ánimo con colores, también podemos enlazar estados de ánimo con aromas, y colores con aromas. De esta manera podríamos encontrar aromas tristes, frescos, alegres, sensuales, energéticos, y hasta depresivos o repulsivos, según lo que nos evoquen o la sensación que causen en nosotros, inspirados en la naturaleza o en lo creado por el ser humano a partir de ella.

Complementando, nuestra nariz -órgano primordialmente encaminado a la función vital de la respiración (intercambio de oxígeno y gas carbónico)-, también nos permite sentir a través de lo que percibe. Desde hacernos recordar a través de los aromas, hasta disfrutar de los olores. Los que reconocemos como agradables, y los que aunque no identifiquemos exactamente, nos causan gusto, placer, emoción o excitación, tales como las feromonas. Ese aroma característico de cada quien, que va ligado a las hormonas y a la atracción sexual. Experiencias olfativas de diferentes índoles, que le dan a nuestra nariz un toque especial… Y hasta la virtud de ser una aliada en la elección de pareja… 😉

Además, vale la pena agregar, que los olores son elemento de gran ayuda en la gastronomía. Gracias a ellos se puede identificar ingredientes, preparaciones particulares, y el agrado o desagrado con algún tipo de comida. Inclusive, nos sirven como alerta para decidir si consumir o no algo, dependiendo de su aroma. Si nos es reconocible o agradable, o repulsivo. Si algo nos huele raro, es muy probable que desistamos de ingerirlo. Por el contrario, si nos gusta el aroma o lo identificamos claramente, nos dará seguridad para consumirlo. De esta manera, los olores funcionan también como señal de alerta para nuestra seguridad. Cuando percibimos un olor extraño en algún ambiente o elemento, puede ser signo de peligro, de precaución, de alejarse de allí. Hasta en nuestra seguridad personal nos colabora el olfato. A nosotros y a los animales. En la consecución de alimento, de pareja, y en pro de nuestra seguridad y bienestar. En la supervivencia y en la preservación de la especie.

Por otra parte, también hay todo un arte y/o ciencia, alrededor del efecto terapéutico de los aromas. La aromaterapia, a la cual se le define como el arte de curar con los aromas. El arte de los olores o de los aromas. Práctica que ha sido de gran acogida y difusión en nuestra época, llena de variadas corrientes plagadas de halo mágico y ancestral.

“La aromaterapia es un tratamiento terapéutico centrado en el uso de aceites naturales o esenciales que se extraen de las plantas, las flores, las hierbas o los árboles. Tiene como objetivo mejorar la salud y el bienestar en general. Es muy efectiva para aliviar algunas dolencias físicas o enfermedades y, a su vez, para levantar el ánimo y equilibrar nuestras emociones”

Adicionalmente, encontré en Wikipedia, que el término también se usa cuando los aceites esenciales se aplican en la agricultura, como biorreguladores  moleculares,  reemplazando a compuestos químicos fitosanitarios, y en los animales, en lugar de otros medicamentos veterinarios.

Y también, que los aceites esenciales y otros productos derivados de vegetales, se utilizan por vía tópica e interna (oral, anal, vaginal), e igualmente, por vías respiratorias, y que el término fue acotado por primera vez, en 1935,  por el químico francés René-Maurice Gattefosé.

Se pone en claro igualmente,  que el mal olor ha sido asociado intuitivamente con la enfermedad, desde tiempos ancestrales, y que por tanto se cree en la eficacia de los aromas, perfumes e incienso en la prevención de expansión y contagio de infecciones. Desde épocas remotas, Chinos, hindúes, egipcios, griegos y romanos incluyeron los aceites esenciales en cosméticos, perfumes y medicamentos. De igual forma, en las civilizaciones prehispánicas (Mesoamérica: sur de México, Guatemala, El Salvador, Belice, oeste de Honduras y Nicaragua, e incluso Costa Rica), se utilizaban infusiones de algunas plantas y flores aromáticas, para baños corporales.

Y hasta nuestros días, los perfumes y esencias siguen utilizándose como elemento de atracción sexual, de limpieza, de belleza, en la cosmética, de disfraz o distracción de malos olores, jajaj, de medio de relajación y placer, de acción terapéutica, y como símbolo de status, de rol social, y filosofía o estilo de vida. Hay quienes los prefieren sofisticados, “exclusivos”, y de marcas reconocidas mundialmente, y están dispuestos a pagar altos precios para conseguirlos. Otros los usan de marcas menos conocidas, más sencillos y más económicos, pero que igualmente les brindan el bienestar que buscan en ellos. Y otros optan por aromas más naturales, menos elaborados, de acuerdo con su personalidad y visión del mundo, e incluso, hay quienes deciden abstenerse de usarlos. Prefieren estar libres de olores añadidos, jajaj… ¡Bueno, es un tema cotidiano, pero variado y subjetivo!

Y bien -dejando de manifiesto con todo lo anterior-, que los aromas u olores no son tan secundarios, vemos que podemos reflexionar respecto a su importancia, contribución e influencia en nuestras vidas. ¡Qué agradable, sexy, sensual, placentero, excitante, mágico y envolvente es encontrar a alguien o algo, cuyo olor nos cautiva, embriaga e invade! Nos hace volar muy, muy alto y muy, muy lejos… ¡En nuestra imaginación o nuestros recuerdos! Y nos puede impulsar a actuar en el hoy y el ahora, a conseguir nuestros sueños…

Con tela aún de donde cortar en este tópico, pero para no extenderme más, aquí me despido con aroma a amor, a alegría, a sensualidad, a paz, a naturaleza, a ensueño y a reflexión. A rojo, a amarillo, a naranja, a blanco, a verde, a azul y violeta… ¡Que vivan los aromas y todo lo que nos suscitan!

Te queda también disponible en De mi Interior – Mis Reflexiones.

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo!… ¡Y oliendo, jejej! Gracias por estar aquí, por tomarte el tiempo de leer, pensar acerca del tema, y acompañarme… ¡Besitos, abrazos y bendiciones por siempre! Te quierooo… 🙂 😉 :* ❤

Te dejo con estas bellas imágenes, cortesía de amigos, para que en esta ocasión las aprecies desde la relación color-olor, a ver a qué te huelen, jejej…

 

Cortesía Luke

Cortesía Luke

Cortesía Luis López

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿POR QUÉ NOS GUSTA ESTA, Y NO OTRA PERSONA, COMO POSIBLE PAREJA?

Holaaa… ¡Por aquí de nuevo! Casi que no, jajaj… 🙂

Para relajarme un poco del asunto electoral de mi país -que está bastante candente y que además nos fuimos a segunda vuelta para elección presidencial-, esta vez vengo a alimentar la sección Mi Percepción – Pregunta -a la cual hacía bastante tiempo no le inyectaba nada… 😉

Gran lío es a veces –y generalmente, jejej-  lo de la atracción y la elección de pareja, o el enamoramiento.

Siempre me ha llamado la atención ese tema de por qué nos gusta o nos fijamos en esta y no en otra persona como posible pareja. ¿Qué nos mueve a hacer una elección, sea consciente, o espontánea? Estuve leyendo al respecto y encontré que hay cuatro  teorías sobre ese asunto:

Una es la familiaridad, otra la afinidad, otra la admiración, y otra, la química o física o biológica. Y -añado yo-, la unión o combinación de varias de ellas,  o de todas…

En cuanto a la razón de familiaridad, esta se refiere a que alguien nos gusta porque nos recuerda o lo vemos similar (no solo físicamente) a alguien que nos es cercano, o que queremos. Padre, madre, amigo, hermano, qué se yo, alguien con algún vínculo familiar o de afecto.

Por afinidad, es decir, que nos atraiga alguien por sus gustos, creencias, actividades que realiza, formas de sentir o expresarse, entonces nos sentimos identificados y empáticos con esa persona. Percibimos que tenemos mucho en común para compartir y que habrá natural entendimiento.

La admiración también se constituye en motivo de atracción o gusto por una persona, porque vemos en ella ideales o sueños por alcanzar, aspectos que nos complementan, debilidades nuestras que son fortalezas en el otro. Cosas que querríamos ser o hacer y no hemos sido tenaces para lograrlo, y lo encontramos en el otro. Por tanto, así sea alguien muy diferente a nosotros, nos atrae profundamente. Aunque se salga de los parámetros normales de las personas que habitualmente nos gustan.

Y el ámbito de la llamada “química”, o dimensión física o biológica, pues es lo concerniente a hormonas, o respuestas de nuestro organismo, de nuestro cuerpo, ante otro. Lo que sentimos al ver, pensar o estar cerca de alguien que nos atrae por cuestiones físicas, aunque todavía no lo conozcamos interiormente.

Y como el ser humano es integral, emoción, pensamiento, sentimiento, sensación, psique, entonces entran a jugar muchas variables para que nos inclinemos por alguien y podamos verlo como una posible pareja. Aquí entonces se empiezan a combinar las cuatro teorías anteriores.

De igual forma, pienso yo, podría adicionarse una más, que sería algo así como por reacción interna; es decir, por lo que nos hace sentir “x” o “y” persona. Por cómo nos sentimos con ese alguien. No ya tanto una respuesta física, sino emocional. Alegría, satisfacción, maripositas en el estómago, ilusión, magia.

Una atracción podría empezar desde cualquiera de los cinco postulados. Por la vista, lo hormonal, el contacto, la admiración, la afinidad, la familiaridad, la reacción interna, y luego complementarse más con la esencia, el contenido, al irse conociendo más el uno al otro, al ir profundizándose la relación.

Igualmente, creo que nuestra forma de escoger o de sentirnos atraídos por una persona puede variar según el momento o etapa particular que estemos pasando. Así, podemos vernos tendientes hacia una de las teorías en alguna época de nuestra vida, y hacia otra, en otro tiempo. Por ejemplo, tal vez cuando elegimos pareja para casarnos, y estábamos solo con poco más de veinte años, pudimos haber estado volcados hacia la teoría de la admiración, o la de la familiaridad, sin tener muy presente la afinidad. Y ya a los muchos años de esa decisión, habernos dado cuenta que quizá no fue la mejor elección. O cuando nos dejamos llevar más por la parte de la “química” o la atracción física, sin darle mucho valor a la afinidad.

En fin, me parece que es un tema bastante complejo en la práctica… 😉 Y como pueden ver, en mi humilde reflexión -y en mi momento de vida, jajaj-,  al parecer, le estoy dando mayor importancia a la afinidad, pues me parece primordial para poder compartir plenamente en pareja. Porque en la convivencia no vale solo lo físico o la admiración o un ideal que encontramos de protección y seguridad, o la familiaridad, sino también lo interior, las aficiones, los gustos, las maneras de pensar, de sentir, de actuar, de ver el mundo, y las actividades o ambientes en que cada uno se desenvuelve. Por tanto, yo diría que la alternativa más adecuada de elección sería la afinidad, complementada con alguna de las otras, o con todas las otras. Sin embargo, es algo que no hacemos siempre a voluntad, o conscientemente, sino que a veces simplemente sucede. Nos sentimos enormemente atraídos por alguien o nos enamoramos de una persona, en ocasiones sin razón lógica. Casi podríamos decir que fortuitamente, pero podemos luego analizar la situación y mirar si en realidad esa relación tiene norte o no. Si podrá verse a futuro o será solo amor de un rato, jejej. Y allí, pues ya decidiremos qué hacer…

Bien, lo importante es que no nos dejemos cegar por una u otra teoría o tendencia para dar pasos importantes en materia emocional, sentimental o amorosa. ¡Que unamos preferiblemente las cinco opciones de escogencia! 🙂

Y para no extenderme más, te dejo con estas preguntas:

¿Por qué te gusta esta y no otra persona como posible pareja?

¿Qué te guía más al escoger pareja?

¿A qué le das mayor importancia a la hora de elegir un compañero o compañera de vida?

Me encantaría que compartieras tus opiniones, respuestas o comentarios en esta entrada, o al final de la sección Mi Percepción – Pregunta, donde también te queda este artículo.

¡Gracias por estar aquí, por leer, reflexionar y compartir!

Y como es costumbre, disfruta igualmente de estas bellas imágenes, cortesía de amigos:

 

 

 

 

 

 

 

Cortesía de Luke

Cortesía de Luke

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo!

Te quierooo… ¡Besitos, abrazos y bendiciones! 🙂 😉 ❤ :*

TREINTA LUNAS DE MI CORAZÓN…

Holaaa… Ya es usual que deje de publicar en mi ventanita durante algún tiempo, pues vivo un poco enredada con la optimización y organización del tiempo, jejej, mas no me alejo del todo de mi comunidad “wordpressiana”. Me ocupo de responder cada uno de los mensajes que me dejan, y de comentar en los blogs que sigo o que descubro, siempre que puedo. Aprovecho para disculparme por no poder visitarlos a todos, dar me gusta, leer y comentar; y reiterarles que los llevo en mi corazón, al igual que a todos y a cada uno de quienes llegan a esta, ¡su casa!

Bien, ahora sí, entrando en materia, hoy retorno con la colección de poemas que había anunciado en algunas publicaciones anteriores: “TREINTA LUNAS DE MI CORAZÓN”… Espero que la sientas, te guste y te suscite emociones y/o cavilaciones. ¡Te la entrego con gran alborozo y cariño! Estuve trabajando en ella cada que podía, desde tiempo atrás. La inicié en 2017, pero tiene también algo de 2016, la continué en 2018, y la terminé en este primaveral abril… 🙂 😉

Aquí te dejo entonces en LUNA LLENA (cuando entres a leer la colección, que te queda en De mi Interior – Entre Versos, sabrás el porqué) con una partecita, como abrebocas o aperitivo, jejej, que lleva el mismo nombre de la colección. Luego tómate tu tiempo y lee los otros 29 poemas, que empiezan en LUNA LLENA y terminan en CUARTO CRECIENTE¡Disfrútalos! 😉 ❤

 

TREINTA LUNAS DE MI CORAZÓN

 

A veces no somos conscientes de las cosas y necesitamos identificarnos con alguien o con algo para tomar fuerzas y ¡actuar!

Cada día una nueva ilusión, pese a alguna decepción.

Cada día una nueva luz, a pesar de brumas y oscuridad.

Alma con alma, Dios AMOR… ¡Cada día un nuevo despertar!

Escuchemos nuestro corazón, dejemos brillar el AMOR… ¡Él es el camino,

la más simple y sencilla solución!

Aquí te dejo las Treinta Lunas de mi Corazón. Para ti, de mí.

Un poquito de mi sentir, de mi pensar y mi vivir…

¡Confiando en que para algo te han servir! ❤ 🙂

 

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! 😉 Y ten siempre presente que cada día es un tesoro por descubrir, aprender, iluminar o construir. Un peldaño o un tramo en el camino a tus sueños. ¡Un lienzo, un pentagrama, un escenario, una página en blanco, a los cuales dar vida!

 

Te dejo igualmente con estas bellas imágenes, cortesía de amigos, como es usual… 🙂 ❤

 

 

TE QUIEROOOOOOO… ❤ :* 🙂 ¡¡Besitos, abrazos y bendiciones!! 😉

Trianiversario… ¡Y con la Luna, tejiendo la eternidad!

Holaaa… Bien, después de casi dos meses de ausencia -pues he estado bastante embolatada en el día a día, jejej, y con mamá, que ha seguido delicada de salud-, regreso hoy con una entrada breve, pero llena de afecto para ti y para cada uno de mis amigos “blogosféricos”, que  me visitan, me leen o me siguen. ¡¡Los quiero muchísimooo!! ❤ 🙂

El pasado 16 de febrero completé con satisfacción el tercer aniversario con mi ventanita del alma al mundo, contando en esa fecha con 402 miembros de mi familia cibernética… Y aunque el número no es lo más importante, ¡¡qué alegría contar con todos y cada uno!! 🙂 🙂 🙂 A cada nuevo integrante lo recibo con el corazón… ❤  E igualmente, cada uno de los antiguos tiene un lugar especial allí. ¡¡Les agradezco sinceramente, a ti y a todos, su apoyo, su cariño, su tiempo, su compañía, interacción y atención!!  Gracias con el alma… 😉 🙂 :*

De igual forma, aprovecho para saludar fraternamente a cada uno de los timoneles de los blogs que sigo, los cuales también llevo en el corazón, y de paso los felicito por su actividad en el ciberespacio. Les digo que me gustaría poder visitarlos y leerlos con más frecuencia a todos, pero el tiempo es escaso… 😉 🙂 :*

Estoy trabajándole a una colección de poemas, que apenas pueda terminarla, te la compartiré con gran alegría…;) Tengo también otros materiales en el tintero (o en la mente, jajaj), que espero poco a poco ir realizando, para traerlos a escena en esta… ¡Tu casa! 🙂

Aquí te paso un adelanto de la colección de poemas que tengo en proceso. Como te lo había mencionado en una ocasión anterior, se llama “TREINTA LUNAS DE MI CORAZÓN”. Contendrá un poema de 2016 que encontré refundido, jejej, y 29 más, concebidos en 2017 y 2018. Te dejo con la introducción a la colección. Espero te guste, la sientas, te llegue, y te suscite reflexión… 😉 Y si ya te la había compartido, pues te la reitero, jejej… 😉

 “Cada día es una aventura en este lienzo universal.

Cada Luna que pasamos es un trazo o un hilo más.

Pleno de color, en escala de grises, o en contraste de blanco y negro,

pero a cada instante, en cada minuto, se va pintando y tejiendo la eternidad.”

 

Y como es usual, termino brindándote estas bellas imágenes, cortesía de amigos, más un tema musical, pleno de mensaje positivo, titulado “El Arrepentido”, del españolazo Melendi, y de mi paisano, el samario Carlos Vives. ¡Disfrútalos y que tengas excelente semana, despedida de febrero y bienvenida de marzo! 🙂 😉 Chao, pa, ciao, bye… :*

Hasta la próxima, siempre… ¡Pensando, Sintiendo y Viviendo! Y… Con la Luna, tejiendo la eternidad… Besitos, abrazos y bendiciones… ¡Totales!, jajaj… :* :* :* ❤

 

Cortesía de Luke (Polonia)

Cortesía de Luis López (España)

Cortesía de Kilda (Escocia)

Cortesía de Iñaki (Etiopía – España)

Cortesía de Sole (Chile)