FRÍO EN MIS ENTRAÑAS…

Holaaa… Es un placer estar de nuevo aquí contigo, en mi ventanita, a la cual, desde hacía algún tiempo no me asomaba… ¡Bueno, pues de vuelta estoy!

Espero que en estos meses de mitad de año, te esté yendo muy bien… Va para ti, con todo mi cariño, un grande y cálido abrazo, un gracias por permanecer o por llegar, y mi más reciente colección de poemas (que al fin pude terminar en limpio, jeje), titulada “FRÍO EN MIS ENTRAÑAS”. Te cuento también que ya estoy trabajando en la siguiente, y que de a poco y con mañita, jajaj, somos ya un poco más de 500 miembros, ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo!… 😉 🙂 ¡¡Qué alegría!! Más que por el número, por lo especial que es cada uno. ¡La cantidad es secundaria! Besos, abrazos, bendiciones y te quieros para todos, y para cada uno… ❤ :*

Ah… Igualmente, te invito a que nos encontremos en Instagram, donde he estado publicando desde hace algunos meses. Me hallarás como @lusalo14… 🙂 😉 ¡Será un placer verte allí también! :*

Bueno, te dejo entonces con los anunciados versos, desde mi corazón… Aquí te va, como adelanto, el poema que le da el nombre a la colección. La encuentras completa en la sección De mi Interior – Entre Versos.

 

FRÍO EN MIS ENTRAÑAS

 

El frío de tu ausencia en mi cama, en mis poros y en mi almohada.

En mi centro y en mi alma.

Caricias que se quedan suspendidas en el aire y en el tiempo.

Que no vuelven a encenderme y ni siquiera a rozarme.

Besos que brotan hacia tus labios y no encuentran dónde anclarse.

Recuerdos que se clavan como espadas en la esperanza desahuciada.

Lágrimas enrojecidas que se secan al caer en el abismo desoladas.

¡Hielo que resquebraja a paso firme el corazón!

Y a ti ni te inmuta ni te toca. Ni te conmueve ni te empaña.

Y a mí me hiere y me desgarra… ¡Me consume y me devora las entrañas!

 

Por: Luz Stella Salazar López

©

 

Hasta la próxima… ❤ 😉 🙂 :* Me despido con estas bellas imágenes, como es usual, cortesía de amigos…

 

Anuncios

“HOY DESPERTÉ CANTANDO ESTA CANCIÓN”…

Hola, amigo… Aquí estoy de nuevo, jajaj… ¡Despidiendo a abril con música! Música del alma, música con mensaje profundo, con mensaje rebelde al statu quo del sistema que nos absorbe y apabulla. Música como alimento, motor y bálsamo en la vida para los momentos difíciles. Como lenguaje universal que llega al corazón, lo conmueve, lo hace vibrar y lo alivia.

Hoy te quiero compartir la versión de “Inconsciente Colectivo” del cantautor argentino Charly García, que hicimos a inicios de mes mi hija y yo. Te va con todo cariño y que termines abril con magia, luces y flores… ❤

Oh… Y de paso, te cuento que también con esta entrada celebro que ya somos más de 500 miembros en esta ventanita… ¡¡Gracias de corazón a ti y a todos los que se pasan por aquí y a los que se quedan, jejej!! Besitos, abrazos y bendiciones… Y ¡¡felices Pascuas!! 🙂 😉 ;*

Primera voz: Mi hija menor, María Paola De Los Ríos S.

Segunda voz: Este pecho, jejej, Luz Stella Salazar L.

Guitarra: Alejandro Murillo H., músico de la agrupación colombiana, y de mi bella Cali, Juglares.

Te queda también en la sección De mi Interior – Mi Música.

Hasta la próxima, que viene con versos y ya está en cocción… Te quierooo… ¡Nos vemos pronto! 😉 ❤ Me despido con estas bellas imágenes, cortesía de amigos…

 

Cortesía: Luke.

VUELVE LA LLUVIA…

Holaaa… ¡Espero que este ciclo solar te esté tratando de la mejor manera, aunque desafortunadamente no siempre es así! Aquí llego de regreso a mi ventanita del alma al mundo. He estado un poco atrapada en los corre corres del día a día, pero ya necesitaba esta pausita para saludarte y traerte algo nuevo… 🙂

Hoy te comparto un poco de mi alma en uno de mis nuevos poemas. Momentos duros emocionalmente, estoy atravesando desde finales del 2018 y lo que va de este 2019, pero hay que seguir adelante. A veces las cosas no son como uno las percibe o las piensa o las quiere. ¡Vuelve la lluvia! No son tan diáfanos los sentimientos y las relaciones entre las parejas. Se van enredando los hilos del tejido diario y se forman figuras poco agradables y con tonos mezclados y desteñidos. Pero así es la vida. Nos pone pruebas, debemos afrontarlas, y tarde o temprano salir avante. Es realmente duro cuando amas y ya no eres correspondido. Cuando solo el frío vive por ti en el corazón del otro, y eso te proyecta. Andas con heridas, lágrimas, ilusiones y corazón roto, decepciones e incertidumbres, pero también con esperanza para nuevos caminos o correctivos para la senda ya andada. Y bueno, aquí te va un pedacito de la colección de poemas que tengo en etapa de creación, modelo 2019, jejej… Este por cierto lo escribí el día de mi cumpleaños, que no fue del todo feliz, pero ¡siempre hay cosas que agradecerle a Dios y a la vida!

Cuando publique la colección, con derechos reservados de autor, jeje, también encontrarás este poema en la sección De mi Interior – Entre Versos.

 

Y VUELVE LA LLUVIA EN 14 DE ENERO

 

Llueve de nuevo por fuera y por dentro,

limpiando caminos y renovando sueños.

Trazando huellas y alcanzando estrellas.

Nuevos amaneceres en enriquecidas sendas

para seguir coloreando la historia.

Con esperanza y pinceles,

acercando lejanías y construyendo puentes.

Se extiende el lienzo, la melodía y el libro.

Danzan colores, trazos y formas.

Notas, acentos, matices y tiempos.

Letras, párrafos, puntos y comas.

Con luces y sombras, armonías y silencios.

Risas y llanto, magia y amor.

Agua que corre, que limpia y que sana.

Lluvia que vuelve en constante renacer.

 

Por: Luz Stella Salazar López   

                         ©

Bien, ¡espero te guste, te llegue profundo y te haga sentir!

Lo acompaño con estas bellas imágenes, como es mi costumbre, que son cortesía de  una amiga muy querida… 🙂 🙂 🙂

De paso te pido me disculpes por las largas ausencias. No he estado casi ni aquí ni en los sitios que sigo, pero continúo con cada seguidor, con cada seguido, cada amigo y cada visitante en mi corazón… ❤ 🙂 😉

Hasta la próxima… ¡Cuídate mucho, besitos, abrazos y bendiciones! 🙂  😉 :* ❤

¡Gracias de corazón por estar aquí!

 

CORAZONES DE LATÓN Y PIEDRA, DISFRAZADOS DE ORO Y PLATA…

Uouh, uouh, uouh… Holaaa… ¡Casi que no, jajaj! Hace rato estoy que escribo y no se me daba. Sin embargo, el momento llega, y heme aquí juntando letras… 😉

¿Cómo has estado, cómo te ha llegado en el nuevo mes (que ya no está tan nuevo, jejej)? Ya en noviembre se perciben visos de alegría navideña. Espero que tu corazón esté colmándose de emoción, luz y color, de generosidad, respeto y comprensión… ¡Que siempre reine el amor!

Le debía este artículo a mi amigo español, Iñaki Alegría, de la Fundación Alegría sin Fronteras, así que te invito a leerlo en su blog Cooperación con Alegría, en la sección A Dos Manos, y a que te des un paseo por toda su hermosa labor médica y solidaria en Gambo, Etiopía. El artículo también te queda en Mi Percepción – Indignación.

 CORAZONES DE LATÓN Y PIEDRA, DISFRAZADOS DE ORO Y PLATA

Mueren muchos niños en las zonas rurales de África, por causa de la falta de alimentos y la escasa oportunidad de atención médica que tienen desde el vientre de la madre, pero en países como el mío, la situación es similar. En Colombia imperan las altas cifras de desnutrición crónica, tanto en las zonas rurales como en las urbanas… (Continúa leyendo)

¡África y Latinoamérica unidas en el dolor y en la esperanza! ❤

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! Gracias por estar en esta ventanita del alma, leer y compartirBesitos, abrazos y bendiciones… ¡¡Te quierooo!! 🙂 😉 :* ❤

Niño Wayuu, Dpto. de La Guajira, Colombia. Foto tomada de internet, Canal RCN.

Gambo, Etiopía. Foto tomada del blog Cooperación con Alegría.

¿QUIÉN SOY YO?

¡¡Holaaa!! 🙂 🙂 🙂 Hoy, estrenando septiembre, regreso con una reflexión esencial, jejej… Para que pienses un poco al respecto, y para dar vida de nuevo a mi sección Mi Percepción – Pregunta, donde te queda también este artículo.

 

¿QUIÉN SOY YO?

 

¿Quiénes somos? ¿Cómo nos describiríamos cada uno de nosotros? Estas son preguntas esenciales que todos deberíamos poder responder con mucha naturalidad, pero que a veces nos toca analizar y concretar conceptos sobre nosotros mismos para poder contestarlas.

Hace algunos días, mi hija menor realizaba un trabajo para la universidad, sobre la identidad personal, y concluía con una pregunta alusiva a si la identidad que tenemos ahora, es la verdadera ¿o cambiaría con el tiempo?

Me pareció interesante abordar el tema, y decidí escribir este texto para compartirlo contigo.

¿Quién soy? ¿Cómo me describiría yo misma? Podría comenzar contestando que soy una mujer, casada, con dos hijas, nacida en Colombia, y de allí empezar a ahondar en más detalles personales como la edad, los estudios, dónde vivo, qué hago, cómo es mi personalidad, mis características interiores, mis gustos, mis proyectos, mis gustos e intereses. Ese es el esquema de descripción que viene a mi mente en este momento. Describir la parte física, para mí sería secundario, y creo que en épocas anteriores de mi vida, habría respondido similarmente. Y tal vez muchas personas respondan de igual forma, pero otras en cambio, quizá inicien con la caracterización física. Hay tanta diversidad, como seres humanos. Cada uno es un mundo único. Cada quien tiene su escala de prioridades y su forma de “rascarse las pulgas”, como se dice vulgarmente, jeje…

Lo que me llama más la atención es mirar si esa percepción o concepción de uno mismo, puede variar con el paso del tiempo. Pienso que sí, porque todo muta. Las cosas, y nosotros mismos, vamos cambiando a lo largo de nuestra vida, a medida que vamos teniendo diferentes experiencias. Y probablemente hasta se den modificaciones bruscas dentro de nosotros, por eventos muy duros o fuertes, que hasta causen que cambie nuestra esencia, que sería algo realmente triste, drástico, partiendo de la premisa que establece que la esencia es invariable, como está plasmado en la definición del diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua Española)… 

Esencia:

“Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas.

Lo más importante y característico de una cosa”.

Esa esencia –considero-, debería ser inmutable, en tanto nuestra naturaleza de “seres humanos”. Creo que todos nacemos con una esencia limpia, tendiente al bien, pero con los muchos sucesos de nuestra existencia, puede ir corrompiéndose o alterándose. Lo ideal sería que se afianzara en lo positivo y altruista, pero en ocasiones no acontece de esa forma. La esencia puede verse afectada negativamente. Sin embargo, creo que con los estímulos adecuados, esta puede volver a su estado inicial. Y afortunadamente, en muchos casos, la esencia permanece limpia.

El “ser humano” debe ser eso, “humano”, con sus múltiples bondades y defectos, y su libertad de elección, pero siempre guiado por el amor, como la mayor fuerza que debería mover al mundo. Esa es la receta para lograr la paz, la felicidad. Dejarnos conducir por el amor, la entrega y el servicio, desinteresados, la humildad, la sencillez, la alegría y la luz.

Sé que existen diversas creencias religiosas, filosofías o estilos de vida, maneras de acercarse a Dios o a la Energía Suprema en la que confiemos, o simplemente formas de vivir según lo que creemos recto y justo para el mundo, nosotros mismos y todo lo que nos rodea, así no creamos en un Dios como tal.

Estamos en conjunción con el universo, con la naturaleza, la misma esencia, somos un todo, una misma energía que nos une como un sistema, un gran engranaje. Con piezas grandes y pequeñas, pero todas con una función especial y única, en un permanente equilibrio. Si alguna se desajusta o se sale de línea, se descontrola, pues empieza a fallar el sistema, y si son muchas piezas fallando simultáneamente, pues llega el caos.

 

Cortesía: María Míguez – Indiferencia.

Es así que no debemos dejarnos llevar por egoísmos, intereses particulares, ambición desmedida, avaricia, odios, envidias, sino mantener la estabilidad de nuestra identidad, como partes del todo. “Todos para uno y uno para todos”, como decían los mosqueteros, y “la unión hace la fuerza”, como dice el popular refrán.

¿Pero qué quiere decir identidad? Ya estamos relacionando ese término con la esencia, entonces veamos su significado en la RAE, antes de seguir…

 Identidad:

“Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad,

que los caracterizan frente a los demás.

Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.

Hecho de ser alguien o algo, el mismo que se supone o se busca”.

Y retomando la cuestión de si nuestra esencia o identidad cambian con el paso del tiempo, creo que sí se va modificando, va variando, en espacio y tiempo, la perspectiva para ver las cosas, pero nuestro interior debe mantenerse firme. ¡Es nuestra esencia, nuestra identidad, nuestro “corazón”! La esencia, como componente fundamental de nuestra identidad.

Debemos trabajar para que nuestra mejor herramienta o elemento compositivo sea el amor, que sea el motor del mundo, como señalan muchos mensajeros de luz y entrega desinteresada, antiguos y actuales, como es el caso del Médico Pediatra español, Iñaki Alegría, a quien he nombrado ya en varias publicaciones aquí en mi ventanita, pues lleva a cabo una muy loable labor en el Hospital de Gambo, Etiopía, con los niños, mujeres y personas en general de esa localidad, que viven en condiciones precarias, o marginados por prejuicios sin sentido. Adicionalmente, a través de su blog Cooperación con Alegría , su canal de youtube , y su Fundación Alegría sin Fronteras, plantea reflexiones muy positivas, de las cuales todos deberíamos nutrirnos. Aprovecho entonces este paréntesis, para invitarte de corazón a visitar sus sitios apenas puedas… ¿Tal vez cuando termines de leer este artículo?, jejej… 😉 🙂

En el siguiente enlace está la información de sus redes sociales:

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales

Cortesía: Iñaki Alegría.

Y bueno, retornando al tema de quiénes somos, nuestra esencia e identidad, e igualmente inspirada en el discurso que manejan Iñaki, y muchos otros profetas de paz y amor, acerca de que nuestra mayor riqueza es la interior, es decir, nuestra esencia e identidad, quiero ampliar un poco esa idea de la riqueza interior. No hay ricos ni pobres como tal, sino que hay diferentes tipos de riquezas en cada uno de nosotros, que todos somos ricos, pero en diversos ámbitos, y que debemos compartir e irradiar esas riquezas a nuestro alrededor, que hay riquezas materiales, e inmateriales –esta últimas, que son, a mi parecer, las de más valía-, pero lo importante es ser generosos a través de ellas. Si tenemos mucho o poco, dar, siempre dar -como dice igualmente una amiga chilena, llena de Sol, color y enseñanzas, a quien quiero mucho-, sea lo material, o nuestros talentos, dones, aptitudes, habilidades o conocimientos. Nuestra esencia es lo más valioso, lo invisible a los ojos, lo que se capta con el corazón; la base de nuestra identidad, de quiénes somos.

Somos un compendio de vivencias, de genes, de costumbres, de aprendizajes, de espacios y tiempo, de estilos, de formas de ver, de pensar, de sentir y de expresarnos, que son todo lo que nos da identidad, cuyo eje, como dijimos anteriormente, es la esencia de cada uno, el yo personal.

Cortesía: María Míguez.

Bien, esta temática tiene muchas variantes para profundizar, pero para no alargar más el artículo, o desviarme más, jajaj -porque con un tópico se encadena otro y así sucesivamente, entonces uno se va emocionando y se sale de foco a veces-, en esta ocasión dejo hasta aquí. Además, sé que tienes también muchas cosas por hacer… 😉 🙂

Espero esta reflexión te haya servido para pensar acerca de quién eres, cómo te captas y te defines tú mismo -que por cierto, no necesariamente tiene que coincidir  con cómo te perciben y pueden describirte las otras personas, lo cual sería igualmente interesante de conocer y hacer quizás un paralelo para ver concordancias y divergencias-, y para esclarecer cuál es tu misión o tu función en este mundo. Tu aporte personal como parte de un todo.

 

Cortesía: Iñaki Alegría.

¡Agradecimientos especiales a mis amigos blogueros Iñaki AlegríaMaría Míguez (escritora, poeta e ilustradora), cuyas imágenes he incluido en esta publicación! 🙂 🙂 🙂

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! Besitos, abrazos y bendiciones… ¡¡Te quierooo!! 🙂 😉 :* ❤

AGOSTO CON POESÍA, DESDE MI CORAZÓN…

¡Te saludo de nuevo, con todo mi cariño, deseando que sigas pasando un fabuloso agosto, lleno de amor, luz y alegría! ❤ 🙂

Sigo  recuperándome de la cirugía… ¡A Dios gracias, todo va bien! 😉

Estoy aprovechando un poco de este tiempo de reposo para trabajar en algunos materiales que tenía pendientes. Aquí te comparto uno de ellos. Es un video con una selección de tres poemas de mi pasada colección, “Treinta Lunas de mi Corazón”. En él incluí “Efímeras Primaveras”, “Llueve”, e “Hilando Certezas”. Los audios los había grabado pocos días antes de la cirugía, pensando en abordarlos durante mi convalecencia. La música que elegí es una obra titulada “Una Luz al Final”, que me encanta, de un amigo blogosférico, músico y compositor, Dave Imbernön, quien generosamente me permite incluir  sus temas como complemento a mis videos. Igualmente, las imágenes que contiene el video, son cortesía de otros amigos de la blogosfera a quienes estimo muchísimo, Filimages, Kilda Projet, y Luis López, quienes también me conceden incluir sus bellas imágenes en mis publicaciones. ¡A todos ellos les agradezco de corazón su generosidad y les envío miles de abrazos y bendiciones! 😉 🙂 :*

Bien, este es el video, que de igual forma, está disponible en mi canal de youtube y en la sección De mi Interior – Entre Versos. Espero te guste y te dé un momento de sosiego, reflexión, magia y sensibilidad, en este mundo que va a millón… 🙂 ¡Disfrútalo, es desde mi alma y con mucho amor!

Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! 🙂 🙂 🙂 Besitos, abrazos y bendiciones… ¡¡Y nuevamente, gracias por estar aquí conmigo!! ❤

NUBES GRISES EN AGOSTO, PERO SIEMPRE HAY LUZ…

Hola, holaaa… Aquí reportándome desde mi convalecencia -que yo creía que se escribía “convalescencia”, pero no, jajaj, ¡craso error!-, en el augusto o “sagrado” mes, surgido en honor al emperador romano Octavio Augusto, jejeje… ¡Que tengas un hermoso agosto de verano!

 

NUBES GRISES EN AGOSTO, PERO SIEMPRE HAY LUZ… 😉

 

Que los momentos difíciles hay que mirarlos con humor, alegría y buena cara… ¡Totalmente cierto! El pasado 30 de julio me operaron porque tenía “miomatosis de grandes elementos” en el útero (mi querida cunita de vida), desde hacía unos cuatro años y venía postergando la cirugía, hasta que desde finales de mayo de este año, la Madre Naturaleza me fue enviando claras señales de que ya era el momento. Fue duro para mí porque no me atraía ni poquito la idea de estar incapacitada, o con movilidad limitada, y en reposo obligado por algún tiempo, como tampoco me llamaba ni cinco la atención, que me “rajaran” el vientre, pero finalmente me tocó aceptar, y hoy, a 6 de agosto del presente, puedo decir que ya va pasando lo más duro. Las incomodidades han ido disminuyendo notablemente, de la mano del médico Supremo, Dios, del cariño y atención de todos los que me quieren y han estado pendientes –incluido todo el personal médico y de salud que estuvo conmigo-, y también de mí misma. Gracias de corazón a todos aquellos, familia, y amigos, a quienes les había contado del suceso y se han portado de maravilla conmigo… ¡Gracias, gracias, gracias! ❤ Porque no es fácil. En verdad hay instantes en que uno flaquea por la angustia, molestias o quebrantos corporales, y no sabe si tendrá la paciencia y el tesón suficientes para aguantar, pero ¡con fe, amor y entereza, todo se puede! 🙂 🙂 🙂

He aprovechado para valorar más a quienes me han brindado su ayuda, apoyo y compañía, incluso desde tierras lejanas, y a quienes sé que sufren dolencias mucho más fuertes y prolongadas que la mía. Y en estos eventos de dificultad, yo me pregunto ¿cómo hacen quienes no creen en Dios o en una energía suprema, quienes solo confían en sí mismos? Bien, respeto y admiro a todo aquel que supera las adversidades con valentía, y sosteniéndose en lo que mejor le funcione. Para mí, ¡es Dios! Dios que es amor, que es fuerza, que es protección, que es calma, y sabiduría, y que actúa en nosotros y en quienes nos rodean, para salir adelante.

Y aún me faltan vaaarios días de recuperación, jejej, pero quería compartir contigo un trocito de mi experiencia y aprendizaje al respecto, como me lo sugirió una amiga a quien quiero mucho y considero mi hermana de corazón, quien dice que hay que reflexionar y escudriñar en cada situación, para ver cuál es el propósito de la misma. Qué quiere Dios que aprendamos en cada circunstancia. Qué lección nos va a dejar cada vivencia, qué nos quiere mostrar o qué quiere que descubramos en nuestro interior o en quienes nos rodean. Cuando uno le encuentra el motivo o la razón a las cosas, pues son más llevaderas, y si uno tiene en quién apoyarse, en quién entregar sus miedos o temores, las cargas se tornan más livianas. No me canso de reiterar que… ¡A pesar de las nubes grises, siempre hay luz!

Te queda también en De mi Interior – Mis Reflexiones.

Bueno, dejo hasta aquí en esta ocasión. Tengo algunos materiales en proceso que espero poder adelantar en estos días de quietud para luego mostrártelos en esta, mi ventanita del alma. Hasta la próxima… ¡Pensando, Sintiendo, y Viviendo! Te quierooo… ¡Besitos, abrazos y bendiciones por siempre! 🙂 😉 :* ❤

 

Cortesía: Kilda.

Cortesía: JoseRaSan66.