Pregunta

En esta sección incluiré artículos surgidos de la realización de una pregunta a los lectores…


 

¿QUIÉN SOY YO?

 

¿Quiénes somos? ¿Cómo nos describiríamos cada uno de nosotros? Estas son preguntas esenciales que todos deberíamos poder responder con mucha naturalidad, pero que a veces nos toca analizar y concretar conceptos sobre nosotros mismos para poder contestarlas.

Hace algunos días, mi hija menor realizaba un trabajo para la universidad, sobre la identidad personal, y concluía con una pregunta alusiva a si la identidad que tenemos ahora, es la verdadera ¿o cambiaría con el tiempo?

Me pareció interesante abordar el tema, y decidí escribir este texto para compartirlo contigo.

¿Quién soy? ¿Cómo me describiría yo misma? Podría comenzar contestando que soy una mujer, casada, con dos hijas, nacida en Colombia, y de allí empezar a ahondar en más detalles personales como la edad, los estudios, dónde vivo, qué hago, cómo es mi personalidad, mis características interiores, mis gustos, mis proyectos, mis gustos e intereses. Ese es el esquema de descripción que viene a mi mente en este momento. Describir la parte física, para mí sería secundario, y creo que en épocas anteriores de mi vida, habría respondido similarmente. Y tal vez muchas personas respondan de igual forma, pero otras en cambio, quizá inicien con la caracterización física. Hay tanta diversidad, como seres humanos. Cada uno es un mundo único. Cada quien tiene su escala de prioridades y su forma de “rascarse las pulgas”, como se dice vulgarmente, jeje…

Lo que me llama más la atención es mirar si esa percepción o concepción de uno mismo, puede variar con el paso del tiempo. Pienso que sí, porque todo muta. Las cosas, y nosotros mismos, vamos cambiando a lo largo de nuestra vida, a medida que vamos teniendo diferentes experiencias. Y probablemente hasta se den modificaciones bruscas dentro de nosotros, por eventos muy duros o fuertes, que hasta causen que cambie nuestra esencia, que sería algo realmente triste, drástico, partiendo de la premisa que establece que la esencia es invariable, como está plasmado en la definición del diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua Española)… 

Esencia:

“Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas.

Lo más importante y característico de una cosa”.

Esa esencia –considero-, debería ser inmutable, en tanto nuestra naturaleza de “seres humanos”. Creo que todos nacemos con una esencia limpia, tendiente al bien, pero con los muchos sucesos de nuestra existencia, puede ir corrompiéndose o alterándose. Lo ideal sería que se afianzara en lo positivo y altruista, pero en ocasiones no acontece de esa forma. La esencia puede verse afectada negativamente. Sin embargo, creo que con los estímulos adecuados, esta puede volver a su estado inicial. Y afortunadamente, en muchos casos, la esencia permanece limpia.

El “ser humano” debe ser eso, “humano”, con sus múltiples bondades y defectos, y su libertad de elección, pero siempre guiado por el amor, como la mayor fuerza que debería mover al mundo. Esa es la receta para lograr la paz, la felicidad. Dejarnos conducir por el amor, la entrega y el servicio, desinteresados, la humildad, la sencillez, la alegría y la luz.

Sé que existen diversas creencias religiosas, filosofías o estilos de vida, maneras de acercarse a Dios o a la Energía Suprema en la que confiemos, o simplemente formas de vivir según lo que creemos recto y justo para el mundo, nosotros mismos y todo lo que nos rodea, así no creamos en un Dios como tal.

Estamos en conjunción con el universo, con la naturaleza, la misma esencia, somos un todo, una misma energía que nos une como un sistema, un gran engranaje. Con piezas grandes y pequeñas, pero todas con una función especial y única, en un permanente equilibrio. Si alguna se desajusta o se sale de línea, se descontrola, pues empieza a fallar el sistema, y si son muchas piezas fallando simultáneamente, pues llega el caos.

 

Cortesía: María Míguez – Indiferencia.

Es así que no debemos dejarnos llevar por egoísmos, intereses particulares, ambición desmedida, avaricia, odios, envidias, sino mantener la estabilidad de nuestra identidad, como partes del todo. “Todos para uno y uno para todos”, como decían los mosqueteros, y “la unión hace la fuerza”, como dice el popular refrán.

¿Pero qué quiere decir identidad? Ya estamos relacionando ese término con la esencia, entonces veamos su significado en la RAE, antes de seguir…

 Identidad:

“Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad,

que los caracterizan frente a los demás.

Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.

Hecho de ser alguien o algo, el mismo que se supone o se busca”.

Y retomando la cuestión de si nuestra esencia o identidad cambian con el paso del tiempo, creo que sí se va modificando, va variando, en espacio y tiempo, la perspectiva para ver las cosas, pero nuestro interior debe mantenerse firme. ¡Es nuestra esencia, nuestra identidad, nuestro “corazón”! La esencia, como componente fundamental de nuestra identidad.

Debemos trabajar para que nuestra mejor herramienta o elemento compositivo sea el amor, que sea el motor del mundo, como señalan muchos mensajeros de luz y entrega desinteresada, antiguos y actuales, como es el caso del Médico Pediatra español, Iñaki Alegría, a quien he nombrado ya en varias publicaciones aquí en mi ventanita, pues lleva a cabo una muy loable labor en el Hospital de Gambo, Etiopía, con los niños, mujeres y personas en general de esa localidad, que viven en condiciones precarias, o marginados por prejuicios sin sentido. Adicionalmente, a través de su blog Cooperación con Alegría , su canal de youtube , y su Fundación Alegría sin Fronteras, plantea reflexiones muy positivas, de las cuales todos deberíamos nutrirnos. Aprovecho entonces este paréntesis, para invitarte de corazón a visitar sus sitios apenas puedas… ¿Tal vez cuando termines de leer este artículo?, jejej… 😉 🙂

En el siguiente enlace está la información de sus redes sociales:

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales

Cortesía : Iñaki Alegría.

Y bueno, retornando al tema de quiénes somos, nuestra esencia e identidad, e igualmente inspirada en el discurso que manejan Iñaki, y muchos otros profetas de paz y amor, acerca de que nuestra mayor riqueza es la interior, es decir, nuestra esencia e identidad, quiero ampliar un poco esa idea de la riqueza interior. No hay ricos ni pobres como tal, sino que hay diferentes tipos de riquezas en cada uno de nosotros, que todos somos ricos, pero en diversos ámbitos, y que debemos compartir e irradiar esas riquezas a nuestro alrededor, que hay riquezas materiales, e inmateriales –esta últimas, que son, a mi parecer, las de más valía-, pero lo importante es ser generosos a través de ellas. Si tenemos mucho o poco, dar, siempre dar -como dice igualmente una amiga chilena, llena de Sol, color y enseñanzas, a quien quiero mucho-, sea lo material, o nuestros talentos, dones, aptitudes, habilidades o conocimientos. Nuestra esencia es lo más valioso, lo invisible a los ojos, lo que se capta con el corazón; la base de nuestra identidad, de quiénes somos.

Somos un compendio de vivencias, de genes, de costumbres, de aprendizajes, de espacios y tiempo, de estilos, de formas de ver, de pensar, de sentir y de expresarnos, que son todo lo que nos da identidad, cuyo eje, como dijimos anteriormente, es la esencia de cada uno, el yo personal.

Cortesía: María Míguez.

Bien, esta temática tiene muchas variantes para profundizar, pero para no alargar más el artículo, o desviarme más, jajaj -porque con un tópico se encadena otro y así sucesivamente, entonces uno se va emocionando y se sale de foco a veces-, en esta ocasión dejo hasta aquí. Además, sé que tienes también muchas cosas por hacer… 😉 🙂

Espero esta reflexión te haya servido para pensar acerca de quién eres, cómo te captas y te defines tú mismo -que por cierto, no necesariamente tiene que coincidir  con cómo te perciben y pueden describirte las otras personas, lo cual sería igualmente interesante de conocer y hacer quizás un paralelo para ver concordancias y divergencias-, y para esclarecer cuál es tu misión o tu función en este mundo. Tu aporte personal como parte de un todo.

 

Cortesía: Iñaki Alegría.

 


 

¿POR QUÉ NOS GUSTA ESTA Y NO OTRA PERSONA COMO POSIBLE PAREJA?

 

Gran lío es a veces –y generalmente, jejej-  lo de la atracción y la elección de pareja, o el enamoramiento.

Siempre me ha llamado la atención ese tema de por qué nos gusta o nos fijamos en esta y no en otra persona como posible pareja. ¿Qué nos mueve a hacer una elección, sea consciente, o espontánea? Estuve leyendo al respecto y encontré que hay cuatro  teorías sobre ese asunto:

Una es la familiaridad, otra la afinidad, otra la admiración, y otra, la química o física o biológica. Y -añado yo-, la unión o combinación de varias de ellas,  o de todas… (Continúa leyendo en la sección).

En cuanto a la razón de familiaridad, esta se refiere a que alguien nos gusta porque nos recuerda o lo vemos similar (no solo físicamente) a alguien que nos es cercano, o que queremos. Padre, madre, amigo, hermano, qué se yo, alguien con algún vínculo familiar o de afecto.

Por afinidad, es decir, que nos atraiga alguien por sus gustos, creencias, actividades que realiza, formas de sentir o expresarse, entonces nos sentimos identificados y empáticos con esa persona. Percibimos que tenemos mucho en común para compartir y que habrá natural entendimiento.

La admiración también se constituye en motivo de atracción o gusto por una persona, porque vemos en ella ideales o sueños por alcanzar, aspectos que nos complementan, debilidades nuestras que son fortalezas en el otro. Cosas que querríamos ser o hacer y no hemos sido tenaces para lograrlo, y lo encontramos en el otro. Por tanto, así sea alguien muy diferente a nosotros, nos atrae profundamente. Aunque se salga de los parámetros normales de las personas que habitualmente nos gustan.

Y el ámbito de la llamada “química”, o dimensión física o biológica, pues es lo concerniente a hormonas, o respuestas de nuestro organismo, de nuestro cuerpo, ante otro. Lo que sentimos al ver, pensar o estar cerca de alguien que nos atrae por cuestiones físicas, aunque todavía no lo conozcamos interiormente.

Y como el ser humano es integral, emoción, pensamiento, sentimiento, sensación, psique, entonces entran a jugar muchas variables para que nos inclinemos por alguien y podamos verlo como una posible pareja. Aquí entonces se empiezan a combinar las cuatro teorías anteriores.

De igual forma, pienso yo, podría adicionarse una más, que sería algo así como por reacción interna; es decir, por lo que nos hace sentir “x” o “y” persona. Por cómo nos sentimos con ese alguien. No ya tanto una respuesta física, sino emocional. Alegría, satisfacción, maripositas en el estómago, ilusión, magia.

Una atracción podría empezar desde cualquiera de los cinco postulados. Por la vista, lo hormonal, el contacto, la admiración, la afinidad, la familiaridad, la reacción interna, y luego complementarse más con la esencia, el contenido, al irse conociendo más el uno al otro, al ir profundizándose la relación.

Igualmente, creo que nuestra forma de escoger o de sentirnos atraídos por una persona puede variar según el momento o etapa particular que estemos pasando. Así, podemos vernos tendientes hacia una de las teorías en alguna época de nuestra vida, y hacia otra, en otro tiempo. Por ejemplo, tal vez cuando elegimos pareja para casarnos, y estábamos solo con poco más de veinte años, pudimos haber estado volcados hacia la teoría de la admiración, o la de la familiaridad, sin tener muy presente la afinidad. Y ya a los muchos años de esa decisión, habernos dado cuenta que quizá no fue la mejor elección. O cuando nos dejamos llevar más por la parte de la “química” o la atracción física, sin darle mucho valor a la afinidad.

En fin, me parece que es un tema bastante complejo en la práctica… 😉 Y como pueden ver, en mi humilde reflexión -y en mi momento de vida, jajaj-,  al parecer, le estoy dando mayor importancia a la afinidad, pues me parece primordial para poder compartir plenamente en pareja. Porque en la convivencia no vale solo lo físico o la admiración o un ideal que encontramos de protección y seguridad, o la familiaridad, sino también lo interior, las aficiones, los gustos, las maneras de pensar, de sentir, de actuar, de ver el mundo, y las actividades o ambientes en que cada uno se desenvuelve. Por tanto, yo diría que la alternativa más adecuada de elección sería la afinidad, complementada con alguna de las otras, o con todas las otras. Sin embargo, es algo que no hacemos siempre a voluntad, o conscientemente, sino que a veces simplemente sucede. Nos sentimos enormemente atraídos por alguien o nos enamoramos de una persona, en ocasiones sin razón lógica. Casi podríamos decir que fortuitamente, pero podemos luego analizar la situación y mirar si en realidad esa relación tiene norte o no. Si podrá verse a futuro o será solo amor de un rato, jejej. Y allí, pues ya decidiremos qué hacer…

Bien, lo importante es que no nos dejemos cegar por una u otra teoría o tendencia para dar pasos importantes en materia emocional, sentimental o amorosa. ¡Que unamos preferiblemente las cinco opciones de escogencia! 🙂

Y para no extenderme más, te dejo con estas preguntas:

¿Por qué te gusta esta y no otra persona como posible pareja?

¿Qué te guía más al escoger pareja?

¿A qué le das mayor importancia a la hora de elegir un compañero o compañera de vida?

Me encantaría que compartieras tus opiniones, respuestas o comentarios en la entrada, o al final de esta sección… 😉

¡Gracias por estar aquí, por leer, reflexionar y compartir!

 


 

AMORES, AMORES… ¡A VECES INCOMPRENSIBLES, PERO ENCANTADORES!

 

 El amor es un componente inevitable de la vida. Eso es claro. Sin embargo, en su significado ideal, de sentimiento de entrega infinita, incondicional, debería proporcionar solo alegría, regocijo, satisfacción, y elevar el alma. Pero en la práctica, vemos que también causa tristeza, dolor, desilusión, vacío, decepción y nostalgia, pero obvio, en su forma de desamor; es decir, cuando algo sale mal, cuando se estropea, cuando se va o se termina. Igualmente, cuando nunca llega.

Así, se dan diferentes clases e intensidades de amor. Amor de padres, de hijos, de hermanos, de familia, de pareja, de amigos, de patria, de vocaciones, y el absoluto, que es el de Dios o Energía Suprema Universal. Amor incondicional (que para mí, solo es el de Dios y el de la madre), amor platónico o utópico, amores duraderos y amores pasajeros (que más vale, diría yo, son solo emoción, ilusión o pasión; espejismos). Amores, amores… ¡A veces incomprensibles, pero encantadores! Jejej… 😉

Considerando lo anteriormente enunciado, y al mirar la “Leyenda del Sol y la Luna“, que compartió hace poco en G+, mi muy querida amiga chilena, Soledad Carrizo Araya, me vienen a la mente, los amores imposibles”, y las características que debe tener una persona para que nos cautive, y lleguemos a fijarnos en ella y a amarla como pareja

Aquí está la leyenda:

 

leyenda-de-la-luna-y-el-sol-con-foto-sole-sca

 

Pongo entonces en la palestra estas dos preguntas, para que pienses al respecto:

  1. ¿Crees que existen los amores imposibles?
  1. ¿Qué es lo que más te cautiva de alguien para que llegues a fijarte en él como pareja, y a amarlo como tal?

Voy ahora con mis respuestas, y me agradaría mucho que compartieras las tuyas en este espacio, que también es tu espacio… ¡¡Te lo agradezco de antemano, y de co-razón, jejejj!! 🙂 😉 :*

En cuanto a si creo que existen los amores imposibles, creo que la respuesta es no. Son más bien amores poco convenientes o no correspondidos, o que van en una sola dirección; es decir, de uno hacia alguien, sin tener –tristemente-, reciprocidad… 😦 Entonces, es posible su existencia, porque “son” en quien los siente, así no sean correspondidos. Además, el amor verdadero supera muchas barreras.

Por otra parte, personalmente, lo que más me cautiva de alguien para que me fije en él como pareja y llegue a amarlo como tal, es su capacidad de entrega. Su sensibilidad, su sinceridad, sus detalles, su dulzura o ternura, su generosidad, su respeto y responsabilidad, su talento en lo que más le gusta hacer, su actitud positiva, su apertura, su alegría y sentido del humor, su profundidad en la percepción de la vida. Alguien que ame y respete la vida en todas sus manifestaciones. Que tenga conexión conmigo, consigo mismo y que se  sienta parte del universo. E igualmente, la esfera física –aunque es secundaria-, también entra a jugar, porque ese alguien, al verlo, al relacionarme con él o al estar en su compañía, me debe causar ese algo que une, que atrae, que magnetiza, que agrada. ¡¡Que haya magia!! Lo que denominan “química”, jejej…

Bien, espero tus comentarios (al final de esta sección, o en la entrada) para enriquecer más el artículo… ¡¡¡Graciaaas!!! 😉 🙂 :*

 


QUIZÁS TÚ TAMBIÉN TE HAS PREGUNTADO LO MISMO…

¿QUÉ PIENSAS AL RESPECTO? 🙂

He querido hacer varios artículos para tratar de responder algunas incógnitas que se me han generado en el transcurso de la vida, jajaj, pero no he encontrado el material adecuado para estructurar un texto acerca de las mismas. Aprovecho entonces para invitarte a participar sobre las que quieras o sepas, para ir resolviéndolas un poco, con tu aporte y el de todos los que participen. Puedes escribirme al correo: lusalo14@hotmail.com, si quieres mantener tu identidad en reserva, o puedes expresar tu comentario en la entrada o en esta sección Pregunta, anotando en cada uno de los casos, a qué pregunta te refieres. Los interrogantes son:

 

  1. ¿Por qué a uno le atrae determinado tipo de persona? Aún a veces saliéndose del prototipo de belleza establecido en la sociedad… Y teniendo en cuenta que la concepción de belleza es muy amplia, diversa y relativa, jejej…

 

  1. ¿Por qué en los sueños damos a veces una identidad a alguien, que en la “realidad” no concuerda con ese alguien? Por ejemplo, uno sueña con una persona que conoce, sabe quién es, pero su cuerpo no corresponde al de ella en verdad… Igual con los lugares. Uno en el sueño está por ejemplo en su casa, pero en realidad es otro lugar…

 

  1. ¿Puede uno enamorarse o amar como pareja a dos o más personas a la vez? Vi algo al respecto en un video de “pluriamores” o “pluriamoríos”, ya no recuerdo bien el término que allí utilizaban, pero según aquel, sí era posible… Uno llenaba la parte que el otro no cubría… Relaciones estables de tres personas… En fin… Tantas variables que hay en el ser humano.

 

  1. ¿Por qué la disparidad de opiniones entre la media naranja, las almas gemelas, y la máxima de que “los polos opuestos se atraen”? Tanto en las relaciones de pareja, como en las de amistad…

 

  1. ¿Por qué en muchas ocasiones, en vez de hablar de frente, de decir las cosas como son, aunque duelan, utilizamos el silencio y el ir alejándonos o enfriando poco a poco las relaciones, como dando a entender las cosas indirectamente? ¿Por qué encauzamos al otro a suponer? Pueden darse mal entendidos en el proceso…

Espero participes y nos enriquezcamos con las diferentes opiniones o saberes de cada uno… 🙂 😉 🙂 ¡¡Gracias de antemano!!

 


 

¡PIROPOS, PIROPOS!… ¿HALAGOS U OFENSAS? ¿TÚ CUÁLES RECUERDAS?

 “Flaca, tirame un hueso” -sin tilde en el tírame, pues está con el acento en la segunda sílaba, no en la primera, propio del hablar valluno, jejej)-, o “si como lo mueve lo bate, me lo tomo en chocolate”, me los lanzaron uno hace algunos años y otro hace bastaaantes, jaja. En verdad, ambos me produjeron risa, pero según quien los reciba, los piropos pueden tornarse en ofensas, más que ser tomados como halagos o frases graciosas.

Investigando sobre su origen y leyendo respecto a este tipo de elogios -que sabía vienen de mucho tiempo atrás-, definidos según la Real Academia de la Lengua Española como: 1. Dichos breves con que se pondera alguna cualidad de alguien, especialmente la belleza de una mujer. 2. Variedad de granate de color rojo intenso, encontré muchos datos curiosos que, a grandes rasgos, escribiré a continuación:

Los piropos están presentes desde épocas bíblicas, y su existencia en esos años, quedó consignada en uno de los libros del Antiguo Testamento de la Biblia, El Cantar de los Cantares.

Igualmente, se adjudica como cuna de esa expresión, a España, país en el cual dicha tradición caballeresca fue cultivada por poetas y dramaturgos. Los hispanoárabes sentaron sus  bases, especialmente en Andalucía, y luego se expandió a otros países de habla hispana, siendo reconocido por viajeros extranjeros, como fenómeno español, el cual más adelante llegó a ser universal. La versatilidad, espontaneidad, creatividad, y tendencia a la exageración e hipérbole, que tienen los españoles en el manejo del lenguaje oral en espacios públicos, favoreció dicha práctica en esa sociedad de carácter extrovertido.

Inicialmente se realizaba entre enamorados, como parte del cortejo y la seducción, y en las cortes. Después se convirtió en expresión callejera, gracias a su inclusión en el teatro, en el siglo XVIII, cuando ya tomó sus características propias de ser oral, gracioso, espontáneo, picante y galante; palabras o frases que se dirigían a una mujer desconocida, reconociendo su belleza y buscando llamar su atención en espacios abiertos, en frente de los demás.

De la misma manera, no sólo es verbal; los caballeros solían quitarse la capa y extenderla en el piso, para que la hermosa mujer que estaban viendo, pasara sobre ella. Se consideran piropos también los gestos, un suspiro, una mirada elocuente, el claxon, pito o bocina, tocado al ver pasar a una mujer guapa, o un simple silbido.

Perdura hasta nuestros días, aunque se dice que ha caído en desuso, por haber perdido un poco su carácter de requiebro romántico y haber virado hasta llegar a ser, en ocasiones, ofensivo. Ha tenido durante la historia, tanto adeptos como detractores, llegando hasta haber sido prohibido en España, en su forma callejera, por el General Primo de Rivera (1923-1930), con lo cual se generó una polémica, pues los simpatizantes de dicha tradición la consideraban como patrimonio nacional. Igualmente, con los virajes de la sociedad suscitados desde 1960, ha sido atacado por algunos movimientos feministas, ya que el piropo por ser un juego de palabras en el que están presentes la intención de quien lo emite y el sentido con el cual lo toma el receptor, es susceptible de eventuales malentendidos.

Sin embargo, en la actualidad, se está tratando de recuperar esa tradición trovadoresca, y es así, que en España, la gente asiste a fiestas populares, ataviada con trajes típicos y se realizan concursos de piropos en forma de coplas. Y es curioso que los participantes en tales eventos, sean en su mayoría, mujeres, que piropean a los hombres, mostrando la igualdad de géneros en la sociedad, pese a que antes era una manifestación exclusivamente masculina. Ahora se dan tanto de hombres a mujeres, como de mujeres a hombres, e incluso en los círculos homosexuales.

El piropo es considerado un fenómeno lingüístico, poético y social. Abordando su etimología, la palabra “piropo” contiene en sí una metáfora. Viene de la palabra latina pyropus, y esta de la griega pyropos, un compuesto de pyr-pyros (fuego) y ops (vista, ojo), que podría traducirse como ≪ojo de fuego≫. Los sinónimos son lisonja, alabanza, requiebro, flor, galantería, cumplido, halago.

El término entra en la lengua española en el siglo XV para designar una piedra preciosa de color rojo brillante; podría ser un rubí o un granate y es difícil establecer cuándo у por qué se produjo el cambio de significado. En la literatura renacentista se aplicaba,  como metáfora, a la descripción de la belleza femenina; color del rostro o fuego de los ojos.

En nuestros días, el piropo es más que todo una expresión callejera, dedicada en especial a las mujeres, y cuyos emisores son generalmente trabajadores de la construcción, conductores de vehículos de transporte público, simples peatones u hombres que realizan oficios al aire libre. Ya no es la única manera que tiene un hombre dirigirse a una mujer desconocida, puesto que ahora hombres y mujeres se relacionan con gran fluidez gracias a los cambios sociales y a la tecnología.

El piropo, para cumplir con su naturaleza callejera debe ser:

  1. Público.
  2. Corto.
  3. Bonito.
  4. Improvisado.
  5. Jocoso o ingenioso.
  6. Fragmentario o referente a un determinado atributo del elogiado.

Y bien, transportándonos al plano práctico, además de los dos piropos que cité al comienzo, que me lanzaron a mí en la calle, aquí te comparto los que me participaron generosamente quienes respondieron a la pregunta que les hice de cuáles recordaban, que hubieran recibido, dicho o escuchado, pues uno de los objetivos de este escrito era tener una muestra de piropos reales, no simplemente sacados de internet, sino de la memoria de los mismísimos piropeados, piropeadores o espectadores, jaja… Son los siguientes, desde los más sencillos a los más elaborados:

Bizcochito…

Papasito…

¡Uyyy, qué ojos!

¡Adiós, suegrita!

¡Adiós, Señora Bonita!

¡Tiene más ojos que una piña!

¡Se iba quedando sin ojos!

Uy, mamita, ¿todo eso es suyo?

Los angelitos se están cayendo del cielo…

¡Adiós gotica de leche pa’ tomar!

¡Uyy, qué curvas y yo sin frenos!

¡Qué elegancia la de Francia!

Si así es la carrilera, ¿cómo será la estación?

Uy, mamita, si así es verde ¿cómo será madura?

Quisiera ser viento para acariciar todo tu cuerpo…

Corazón de arroz, lo que me cuelga es para vos…

Con esa mirada tan dulce, me provoca chuparle un ojo….

Camine por la sombrita que se derrite, BOMBÓN…

¡Por la sombrita o te derrites, bombón!

Quién fuera zancudo para picarle una nalga…

Mi querido capullo, todo lo que me cuelga es tuyo…

Peluche, piense en mí cuando se duche…

Por usted barro, lavo, trapeo, sacudo y hasta saco la basura…

¿Te escapaste de un almacén de muñecas?

¡Uy… Toda esa carne, y yo sin dientes!

¡Si así como camina cocina, me le como hasta el pegado!

En la ciclovía: Señora bonita, si yo fuera esa bicicleta…..

Pero como está de avanzada la tecnología, las flores ya caminan…

Uyyy… Mami, qué curvas y yo en bicicleta…

Si Dios creó a alguien a su imagen y semejanza… ¡Fue a usted!

Usted es la muestra de que Dios hace lo que le da la gana…

Ni siquiera la luz de las estrellas se compara con el brillo de tus ojos…

Todos los días florecen los jardines, pero toda flor no se puede cortar,  pero usted es la mujer que yo puedo enamorar.

Eres lo más bello de la Tierra. Eres lo más lindo del planeta, pero una mujer como tú, no puedo dejarla quieta.

Por otra parte, un amigo me direccionó a un link, del filósofo Papo Swing, de piropos curiosos que habrían sido dichos por filósofos y científicos, quienes muy probablemente fueron galantes con las mujeres:

Isaac Newton: Quisiera ser como la gravedad, para atraerte hacia mí sin que lo puedas evitar.

Tomás Edison: Iluminas mi oscura soledad, adornas mi esencia y enciendes mis sentimientos con sólo tu presencia…

Pitágoras: Tu rostro es idea de belleza tan perfecta que pareces triángulo equilátero, al tiempo que seduces con rareza de hipotenusa.

Arquímedes: Dame un punto de soporte y te moveré el piso.

Nietzsche: El amor ha muerto… pero te amo…

René Descartes: Mi existencia está determinada cuando pienso… en ti.

Karl Marx: Quisiera ser plusvalía para entrar en esa mercancía.

Foucault: Me gustaría tener el control total sobre ese cuerpo.

Hegel: Tengo la antítesis para esa tesis.

Platón: Mis ojos me deben engañar porque estoy viendo perfección.

De igual forma, otro amigo compartió estos –que circulan en una imagen en redes sociales, algo subidos de tono-, los cuales supuestamente dirían las mujeres a los hombres. Disculpen quienes los sientan ofensivos de alguna manera, pero los cito porque tienen cierta gracia y pueden ser ilustrativos como ejemplos de piropos con tizne burdo o de carácter sexual:

Con ese pajarito, hasta yo canto…

Si así suena el chorro, ¿cómo será la manguera?

Quién fuera mono, para colgarse de esa rama…

Esos huevos sí que están para estrellarlos…

¡De qué juguetería saliste, muñeco?

¡Qué bien quedarían esos pantalones en el suelo de mi dormitorio!

De cualquier manera, aunque el piropo se haya ido desvirtuando o variando con el paso del tiempo, nunca debe perder la galantería ni ser ofensivo. Debe ser inteligente, cortés, fino, y en lo posible jocoso, sin dejar de permitir, que esa particularidad se pueda cambiar por la expresión poética. Y de otro lado, sean sencillos o elaborados, dichos de hombres a mujeres, de mujeres a hombres o entre homosexuales, su efecto varía según los tome el receptor.

Si quieres ahondar en lo que te he contado en este artículo, puedes consultar los siguientes enlaces, en los cuales me basé:

http://mgimo.ru/files2/z09_2014/Astakhova.pdfAstakhova E., Piropo como Fenómeno Lingüístico y Sociocultural en el Espacio Español (Universidad MGIMO, Rusia).

http://themaskedlady.blogspot.com.co/2010/01/historia-del-piropo.html

http://elrincondeantoniomc.blogspot.com.co/2012/04/historia-del-piropo-hace-casi-ocho.html

http://www.muyinteresante.es/cultura/arte-cultura/articulo/icual-es-el-origen-de-la-palabra-piropo

http://www.las2orillas.co/diez-filosofos-piropean-las-mujeres/

¡Espero haya sido de tu agrado el texto y ahora sí te dejo, pero recordando los tuyos, jaja!


¿Para ti, cuál es la diferencia entre “sexy” y “sensual”?

Siempre me ha parecido interesante –no sé si a ti te pasa igual- investigar, reflexionar y conocer diferentes puntos de vista sobre tópicos, que aunque pueden ser de manejo general o trivial, cuando uno se detiene a pensar en ellos, no resulta tan fácil definirlos, y los cuales, en esa práctica, nos suscitan diversas inquietudes o dudas. Dentro de tal dinámica, esta vez se me ocurrió hacer un sondeo sobre los términos “sexy“ y “sensual”, para estructurar y enriquecer un artículo al respecto. ¡Espero sea de tu agrado esta puesta en el papel o en el ciberespacio, de dichos conceptos y su difusa o clara diferencia!

Cuando se trata de temas catalogados como “tabú”, en este caso las dos palabras citadas, referentes a la sexualidad y la sensualidad humanas, suele haber cierto recelo, pena o escozor, al responder cuando somos indagados acerca de los mismos. Esta ocasión no fue la excepción, pese a que la pregunta formulada, era aparentemente sencilla, humana, y por tanto, subjetiva, no susceptible de respuestas correctas o incorrectas; simplemente apreciaciones o percepciones personales, que podemos tener en común o no con las demás personas, sin dejar de ser complejas, como todo en el ser humano.

A algunos les sorprendió la pregunta, a otros les causó gracia, otros la respondieron al instante, algunos sin tapujos, otros decidieron esperar un poco para contestarla cuando tuvieran las ideas claras y bien organizadas, unos más expresaron no haberse detenido antes a pensar en el asunto, otros brindaron perspectivas bastante completas, unos más lo hicieron concisamente, y algunos pocos, simplemente no la contestaron, pero en conclusión, tuvo buena acogida el sondeo. Nuevamente agradezco de corazón, a todos aquellos que me colaboraron generosamente con sus respuestas. Un total de 24 opiniones recolectadas (dentro de las cuales está la mía, obviamente, jeje) -13 de hombres y 11 de mujeres, de personas en un rango de edad entre los 21 y los 55 años-, las cuales podrás leer, analizar y cotejar con las tuyas, en el desarrollo de este texto.

Bien, empiezo por presentarte algunas definiciones formales que encontré:

Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE):

Sexy: “1. adj. Que tiene atractivo físico y sexual. 2. m. Atractivo Físico y sexual”. “Se aplica, como adjetivo, a la persona o cosa que provoca atracción o deseo sexual”. “Hay contextos en que es posible emplear equivalentes españoles como atractivo (sexual) o sensualidad, para el sustantivo, y provocativo, sensual o seductor, para el adjetivo”.

Sensual: “Perteneciente o relativo a las sensaciones de los sentidos. Se dice de los gustos y deleites de los sentidos, de las cosas que los incitan o satisfacen y de las personas aficionadas a ellos. Perteneciente o relativo al deseo sexual”.

En la web de buscapalabra.com, aparecen las siguientes acepciones:

Sexy: “Que tiene mucho atractivo sexual o lo provoca”.

Sinónimos: Erótico, seductor, sugestivo.

 

Sensual: “Que provoca placer o incita a él”.

Sinónimos: Sensitivo, erótico, voluptuoso, carnal.

 

Y de acuerdo con el Diccionario Larousse Español:

Sexy: “Que tiene mucho atractivo físico y sexual”.

 

Sensual: “adj. Sensitivo, relativo a los sentidos. Aplícase a los gustos y deleites de los sentidos, a las cosas que los incitan o satisfacen y a las personas sensibles a ellos. Carnal”. “De las sensaciones”.

 

Paso seguido, procedo a compartirte las opiniones que recolecté, al formular la pregunta mencionada en el título de este artículo: ¿Para ti, cuál es la diferencia entre “sexy” y “sensual”?, para que las equipares o confrontes con la tuya y con las definiciones formales arriba citadas.

Hombres:

  1. “Creo que sensual va más con un modo de ser, y sexy, como más con la pinta.”
  1. “Lo siento… No le voy a dar más mente a eso… Son la misma carajada…”
  1. “Lo sexy es visual, la sensualidad no, se puede ser sensual de distintas formas… Creo yo…”
  1. “Es como la diferencia entre * ritardando y rallentando…

En el caso de tu pregunta, ambas cosas se complementan…

No concibo a alguien sexy sin que sea sensual…”

* Los términos ritardando (retardando) y rallentando (moderando), son modificadores similares, del movimiento o tiempo musical, con los cuales se disminuye gradualmente la velocidad con que debe ejecutarse un fragmento u obra musical. Ritardando parece ser una disminución deliberada o un llegar tarde, mientras rallentando parece ser más un dejar ir o ir muriendo, desapareciendo.

  1. “Ninguna”.
  1. Sexy es en el sentido físico. Y sensual, es como la manera de seducir, conquistar”.
  1. “La cuestión de lo sexy, yo lo relaciono más con una cuestión de atractivo físico, o sea lo que lo hace a él o a ella, atractivo sexualmente; por ejemplo, la voluptuosidad de una mujer. Pero todo eso debe tener una actitud erótica siempre, todo eso cae en el deseo sexual. Habría que resaltar, que sin necesidad de ser guapo o guapa, se puede llegar a ser sexy. Con cualidades, entre muchas, el erotismo y el morbo. Juega un papel importante la morbosidad. La parte sexy está más preocupada es por verse bien físicamente… Le mueve a uno fibras, que piensa uno, ¿cómo me la llevo a la cama?, o a las mujeres, ¡cómo me gustaría tenerlo en la cama!

La parte sensual me gusta más. Para mí, son las personas que llaman la atención con su presencia, simplemente. Pero habría que subrayar algo… Su alto nivel sensitivo. O sea, son personas que se están degustando la vida, se la saborean, se la deleitan con todos sus sentidos. Éstas me parece que tienen como un tacto; observan, charlan, y sin proponérselo, atraen. A veces uno está por ejemplo en un recital y ve una persona que a uno le llama la atención; algo tiene y lo atraen a uno. Esas personas cuando tú charlas con ellas, tienen una charla amena, su forma de agarrar una copa, su forma de dialogar, de llevar una conversación… Fíjate que no tienen temas anodinos; ¡jamás! Que eso sí puede llegar a tenerlo, me parece a mí, una persona sexy, que está pendiente de otras cosas, simplemente por verse bonita y todo. En cambio, la persona sensual, lo tiene todo. Entonces hay algo importante allí, que me parece a mí, que igual sobre ambas cae ese deseo sexual. Hay mujeres de 48, 45 o 50 años, que son tan guapas, tan hermosas, pero no es la parte física, son ellas en sí; su forma de mirar, sus labios, cómo colocan los labios, cómo se muerden los labios mientras están charlando, mientras saborean el champagne, en fin, no sé…Entonces, siempre en ambas recae ese deseo sexual”.

  1. “Como hombre: Una mujer sexy es aquella que maneja muy bien su cuerpo y los espacios. Que sabe lo que tiene.

Es esa mujer pícara en sus gestos, en su forma de vestir, en sus movimientos… Conquistadora y coqueta.

Una mujer sensual es simplemente aquella que inspira y despierta deseo sexual, como una “hembra”.

Una mujer puede tener las dos cosas… O sólo una de ellas… ¡O ninguna!”

  1. “Pues no lo había pensado.

Sexy me parece alguien que busca ser deseada.

Y sensual, pues algo así, pero que no lo busca directamente o intencionalmente”.

  1. Sexy – Visual.

Sensual – Táctil”.

  1. Sexy es la manera como yo veo a alguien, y sensual, la sensación que me despierta”.
  1. Sexy = sexo.

Sensual = deseo”.

  1. Sensual – que activa los sentidos.

Depende de cómo lleve las prendas de vestir la persona, puede verse sensual o no, por ejemplo.

Sexy – que activa las ganas.

Pero en lo sexy también entra a jugar un poco la sensualidad.

No necesariamente que se tenga lo uno, quiere decir que se tenga lo otro.

Sexy + sensual = seductora”.

Mujeres:

  1. Sexy es como de aspecto, de figura.

Una mujer sensual es suave de carácter, su voz, su forma de hablar, sus movimientos; tiene que ver más con su forma de ser.

Sexy curvas. Lo sexy es más físico.

Una mujer sensual no necesariamente tiene que ser sexy.

Y una mujer puede ser sexy, sin ser vulgar”.

  1. Sexy es más directo a sexo, y sensual, al preámbulo”.
  1. Sensual es como una persona que con sus gestos o movimientos, atrae. Y creo yo, es como algo natural y no vulgar.

La sexy podría ser parecido, pero más directa.

La sexy a veces puede ser descarada y que va a lo que va.

O sexy podría ser la que se viste “mostrona, mostrona”.

Es que lo sexy es porque ya va con intenciones.

Para mí, la sexy es más “mostrona” y directa. Y la sensual, más pulidita y delicada”.

  1. Sexy es un adjetivo con que se califica a otro u otra, por su forma de hablar, caminar, vestir, posar; y sensual, es una cualidad; es como la esencia de una persona… Es la sensación que nos permite gozar una relación íntima con nuestra pareja”.
  1. Sexy es una persona provocadora, excitante, por sus movimientos más marcados, como que quiere llamar más la atención, con su vestimenta.

Y la persona sensual, es aquella que le da un manejo más natural; es esa sensualidad innata de la mujer en su intimidad o a veces en su diario vivir, que uno ve mujeres muy sensuales”.

  1. “Estaba pensando y no veo mucha diferencia en las dos palabras.

Creo que sexy, como lo dice el nombre, es más dispuesta al sexo.

Y sensual, es que a los hombres les atrae más y es algo más involuntario en la persona, es como una cualidad innata que la hace atractiva al sexo opuesto, pero sin esforzarse mucho.

En cambio la sexy es más por su voluntad que se demuestra dispuesta y cercana al sexo. No quiero decir que sea inadecuado, cualquier persona podría estar sexy hoy y mañana ya no. Creo…. No sé si sea así”.

  1. Sexy es como similar a atractivo sexualmente, es como más la apariencia externa agradable, lo que está denotado o explícito, de acuerdo con el género al que pertenece. Sensual es como más de sensaciones, de sensitividad, como lo que está allí implícito, connotado, que provoca también atracción sexual, sin ser ese su objetivo.

Pero van también ligados; es decir, para que alguien le parezca a uno sensual, igual debe parecerle atractivo, así no sea lindo en el significado generalizado de esa palabra, pero a uno sí le gusta. Sensual me parece más intenso y completo que sólo sexy. En fin… ¡Todo lo del ser humano y su percepción es complejo!

Sensual va como más ligado a lo interno, a la forma de ser…

Igual es subjetivo. Puede que cada persona lo perciba diferente a uno…

Lo sensual es como más natural, innato, no intencional. Lo sexy puede ser más intencional y de apariencia física.

Y pues uno puede ser lo uno o lo otro o ambas o ninguna, creo, según quien lo esté observando”.

  1. “La sexualidad nos define como hombre y mujer, de acuerdo a nuestros órganos sexuales, nos diferencia, es algo netamente básico. Para mí, la sexualidad está relacionada con los órganos sexuales, con la manifestación del deseo carnal entre dos cuerpos que terminan en la cópula, el acto sexual salvaje, escueto, que por instinto poseemos todos los seres humanos en nuestro lado animal. La sensualidad en cambio, es aquello que le pone el matiz y la belleza al ser, hombre o mujer, es una cualidad, una virtud que no todos los seres desarrollan, la sensualidad es esa capacidad que tiene el ser de saborear, observar, disfrutar, de todo lo que lo conforma y lo rodea. La persona sensual, no tiene que ser exageradamente bella en sus rasgos físicos, sabe manejar los atributos de su cuerpo, sin que necesariamente éstos sean perfectos, sabe conquistar con la mirada, sabe seducir con una conversación, sabe moverse en el entorno, conquistar, y obviamente, al conocerse a sí mismo, sabe indagar en los placeres del otro sin dificultad y descubrirlos para un goce sexual perfecto. La sensualidad es lo que hace al acto sexual menos frívolo, menos básico, es el preámbulo perfecto, entre dos personas que no se limitan a su genitalidad, sino a un contexto más amplio y más bello, siempre y cuando el fin sea llegar al acto sexual, pero otro lado positivo de la sensualidad es que se puede ser sensual sin tener que necesariamente terminar en la cama”.
  1. “Para mí, la diferencia es que sexy es cuando lo que usan (la ropa) hace ver sexy…. Y sensual es cuando desde la manera de ser, su personalidad es así: sensual; sus gestos, la manera de actuar, etc.”
  1. “He pensado todo el día y sólo llegue a la siguiente conclusión:

Sexy y sensual, desde mi parecer, hacen referencia a lo mismo, pero en diferentes contextos.

O sea, los dos contienen como ese morbo, pero siendo sexy algo más relacionado como a la apariencia física o a esa atracción de lo que se percibe visualmente.

Y sensual, más relacionado a aptitudes, comportamientos o gestos.

No sé cómo más explicarlo, o sea, lo sensual hace referencia como a lo intrínseco de una persona, mientras que lo sexy es algo más superficial”.

  1. “Para mí, la diferencia es que sensual es algo interior, que atrae sin que la persona se dé casi cuenta, y la sexy, es alguien que sí quiere llamar la atención y atraer adrede; necesita de esa atención”.

Plasmado todo esto… ¿Te identificaste con alguna de las perspectivas, complementaste la tuya, le “botaste corriente” un rato al tema, te entretuviste un tiempo leyendo? ¿Inferiste, aclaraste o definiste finalmente, cuál es la diferencia entre los términos? ¡Lo que haya acaecido, bienvenido sea! Esa era la idea de este texto; detenernos un poco a pensar sobre cosas que quizá no analizamos normalmente, desestresarnos de los problemas rutinarios al ocupar nuestra mente en otros asuntos, y poner en común nuestro sentir y percepción propios, con otras personas. Y en últimas, en lo referente al ser humano, hay pautas, pero la apropiación es subjetiva y todo en la psique, es complejo…

Espero que se haya logrado el objetivo. Gracias por tu tiempo para leer, pensar, haber compartido tu opinión en este artículo, o quizá haber entablado una charla respecto al tema con alguien. Sigamos siendo sexys, sensuales, o combinación de ambas, ejerciendo nuestra sensualidad y sexualidad, plena y responsablemente… Y siempre, Pensando, Sintiendo y Viviendo…

¡Hasta la próxima! 😉


Dándole la bienvenida a Abril, que ya se llegó y abordando que iniciamos el mes con la Semana Santa que celebramos los Cristianos Católicos, la pregunta es:

¿Para qué nos sirve este tiempo de descanso, de reflexión o de fe?

MI RESPUESTA…

Para mí, este tiempo de Semana Santa, de reflexión, de descanso o de fe, es para…

  • Encontrarnos con Dios, con nosotros mismos, con la naturaleza y con nuestros hermanos en general.
  • Ponernos en paz y armonía interior.
  • Acrecentar nuestra fe, sea cual fuere.
  • Mirar e identificar nuestras fallas y/o debilidades y adoptar correctivos para convertirlas en oportunidades y/o fortalezas para reiniciar o retomar nuestros caminos.
  • Hacer un pare en la rutina y afanes diarios de nuestra vida.
  • Precisamente descansar, reflexionar, disfrutar de la familia, de nosotros mismos, de nuestro entorno, de la naturaleza y quizá también de la soledad y del relativo “silencio”, donde más fácilmente nos comunicamos con Dios, con nuestra esencia y con nuestra capacidad creativa.

Para cerrar Marzo, mes en el que también se celebró el Día de los Esposos, Día de San José y de la familia en general, me parece interesante preguntarnos…

¿Cuáles son las mayores dificultades de la vida en pareja?

¿Por qué cada vez es más difícil la preservación de la unión entre dos personas o del Matrimonio?

¿Qué se puede hacer para vencer esos inconvenientes?

MI RESPUESTA…

Bien, según mi forma de ver, las mayores dificultades de la vida en pareja y la preservación de las uniones o los Matrimonios, son:

  • La convivencia de dos personas, cada una con una historia quizá totalmente diferente a la de la otra.
  • Son dos personas que se convierten en familia por decisión y/o por amor, no por lazos de sangre y esos lazos que no son de sangre, son frágiles, podríamos decir, porque en cualquier momento se pueden reventar y termina todo.
  • Como estamos en una sociedad donde impera el “facilismo”, el placer, la inmediatez, el “yo”, el ahora, fácilmente la pareja cae en la rutina o en el enfriamiento por los aceleres diarios y la infinidad de posibilidades para todo. Como la situación se torna difícil, porque ya la relación no es total y naturalmente placentera, optan por la solución más cómoda, que es buscar a alguien más, que llene nuevamente sus necesidades y/o expectativas o romper sencillamente, sin intentar recuperar o arreglar lo que se ha resquebrajado. Lo ideal sería buscar la forma de apaciguar las fallas, reconociéndolas y afrontándolas. Renovar el amor y todo lo que le compete en general a la pareja, antes de tomar una alternativa drástica terminando con todo lo construido por ambos en la unión que se tenga.
  • La intolerancia con las fallas, “defectos” o diferencias entre uno y otro.
  • El deseo de dominar la relación o incluso al otro ser, creyéndose superior uno frente al otro.
  • Los agentes externos o personas, que aprovechan los momentos de debilidad de las parejas, para irrumpir en terrenos ya habitados o así estén bien, pero desean al otro y emprenden la batalla para conseguirlo, sin importarles nada más que su propio deseo. En fin, las llamadas tentaciones.

Y sobre qué se puede hacer al respecto, pienso que tales dificultades se pueden vencer o tratar de mejorar con:

  • Honestidad, sinceridad, lealtad.
  • Generosidad, tolerancia, comprensión.
  • Demostraciones de amor, tanto en palabras, como en obras. Los llamados detalles que tanto cautivan.
  • Decisión real de continuar amando al otro, a su lado, pese a los “defectos” o diferencias entre ambos. Nadie es perfecto.
  • Fortaleza para evitar caer en trampas, tentaciones o situaciones difíciles en las cuales podamos flaquear por nuestras debilidades o por el desgaste que pueda tener la relación en la que estamos.
  • Respeto por el otro, autoestima, justicia y armonía.
  • Y para quienes creemos en Dios, estar en una relación estrecha con Él, para que nos ilumine y nos refuerce, pues ya serán tres los que luchan contra la situación adversa y no sólo dos que tal vez están desubicados y debilitados en el momento.

Aprovechando en el mes de Marzo el tema del “Día de la Mujer”, que es un evento comercial, pero útil para destacar los valores y acciones de las mujeres, la pregunta en esta ocasión es:

¿Cuáles son los detalles que más les gusta recibir a las mujeres de parte de su pareja o de la persona a quien aman?

MI RESPUESTA…

Bueno, empezaré con mi respuesta a la pregunta formulada…

A mí los detalles que más me gusta recibir son:

  • Un escrito; sea tarjeta, mensaje, carta, email, poema u otro.
  • Alguna canción o música que me dediquen.; si es original y/o en vivo, mejor aún.
  • Piropos.
  • Una flor, sea una sola, un ramo o hasta alguna elaborada artesanalmente.
  • Una invitación a comer algo, a cine, a bailar, a pasear o a ver alguna presentación artística.
  • Una visita sorpresa.
  • Una llamada especial.
  • Chocolates o algo especial de comer.
  • Que ponga una foto de pareja en el perfil de facebook o whatsapp o messenger.
  • Alguna dedicatoria o imagen especial en alguno de esos medios.
  • Algún regalo sorpresa, sea escogido por él o diciéndome que vamos para que yo lo escoja.
  • Que camine conmigo de la mano o abrazado.
  • Besos furtivos.
  • Caricias espontáneas.
Anuncios

6 comentarios en “Pregunta

  1. Muchos temas interesantes… empezaré por la pregunta acerca de los piropos:
    Creo que todos o la mayoría de los piropos son faltas de respeto y/o dichos machistas. Una cosa es decirle a una dama (amiga o alguien que conocemos) qué bonita estás o algo parecido y otra muy distinta es decirle a alguien en la calle “adiós bizcocho” jaja . Yo no entiendo a estos pseudo hombres que hacen eso; seguramente las mujeres van a voltear y agradecerle el piropo. ¡Nada más fuera de la realidad!

    Decirle un piropo en la calle a cualquier mujer que no conocemos, se puede o se tipifica, como acoso. Si les damos a entender a estos pelafustanes que nos parecen graciosos esos piropos, ellos seguirán acosando en la calle a las mujeres. Creo que debemos ponerles un alto. Nadie tiene el derecho a molestarte en la calle, hablarte para decirte lo “sexy que te miras”.

    Es mi humilde opinión. Quizás dije mucho sin decir nada jajaja.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, George… ¡¡Bienvenido a mi ventanita!! 🙂 Muchas gracias por leer y por tu mensaje… 😉 Me emociona que te parezcan interesantes los temas y opines al respecto. Cada apreciación enriquece el panorama… Es cierto lo que dices; muchos de los piropos que vienen de extraños pueden ser tomados como acoso o agresión, aunque algunos no lo sean. Sin embargo, si a quien se los dicen le genera molestia, así no sean grotescos, pues ya es una violación del espacio personal. En últimas, la mayoría terminan siendo lo que tú dices: Acoso. ¡De nuevo muchas gracias por participar! Un abrazo… ¡Esta es tu casa! 🙂 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. Querida Luz, es uno de los trances más difíciles de entender a través de la vida.

    Para muchos, el amor comienza desde el momento que se encuentran dos personas y se atraen físicamente, pienso que el amor pasa y tiene varios estadios, desde luego el físico existe y podría ser el primer paso, pero no el más importante, o al menos, no es el que prevalece…para mí, se inicia en el conocimiento más profundo de las condiciones humanas que esperas de la otra persona, cualidades, intelecto y valores que se comparten hace que el amor crezca hasta convertirlo en algo sublime.

    Para alcanzar ese amor mágico, tiene que haber mucho magnetismo en la pareja, en sentido figurado; es el encuentro de la tierra con el universo…el amor verdadero, se atrae y se busca como dos polos, negativo y positivo… para…alcanzar la inmortalidad.

    Creo que el amor siempre es posible, este amor que he descrito nada tiene que ver condición social, legal, género, etc…solo tiene que ver con el destino y las circunstancias que te pone la vida enfrente…alcanzar ese nivel supremo del amor, es parte de todo un proceso…deberá producirse a pesar de las adversidades y dificultades que se interpongan, ellos son parte del aprendizaje de la vida, y lo hace progresar, el amor perdona, comprende, acoge… pero…si estos los separa…no era amor y lo convierte en amor imposible por no compartir valores.

    Sentir esa manera de amar, para mí…es una de los regalos más grandes que un ser humano puede alcanzar y…recibir… es el amor llevado a otra dimensión, aunque no sean pareja.

    Yo le diría a Soledad mi coterránea que:

    A pesar que el sol y la luna no se muestran en la luz, siempre están juntos cuando el sol la abraza en la obscuridad.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario... ¡Es bienvenido, y te lo agradezco!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s